¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

viernes, 14 de julio de 2017

Exposición “Madinat Garnata: ciudad y vida”

Con esta exposición es posible acercarse a la vida de la ciudad
de Granada durante el período andalusí
En la planta baja del Corral del Carbón y con entrada gratuita se encuentra una exposición titulada “Madinat Garnata: ciudad y vida”, organizada por el Patronato de la Alhambra y Generalife junto a la Fundación El Legado andalusí.

A través de las piezas expuestas se puede conocer el desarrollo de la ciudad de Granada, la Madinat Garnata andalusí, los edificios más emblemáticos con los que contaba y que algunos aún se conservan: mezquitas, puertas, baños, puentes, aljibes, alhóndigas, alcaicería, maristán o la madrasa. La colina de la margen derecha del río Darro, donde se encuentra el barrio del Albaicín, fue el lugar elegido en el siglo XI por los primeros pobladores ziríes de Granada, aunque era un emplazamiento ya habitado desde la antigüedad.

Con la dinastía nazarí –entre los siglos XIII y XV- Granada se convirtió en el último bastión de al-Ándalus, hasta la toma de la ciudad en 1492 por los Reyes Católicos, siendo la ciudad más poblada de la Península con 70.000 habitantes.

"Granada es la Damasco de al-Andalus, pasto de los ojos, elevación de las almas. Tiene una alcazaba inexpugnable, de altos muros y edificios espléndidos. Se distingue por la peculiaridad de su río, que se reparte por sus casas, baños, zocos, molinos exteriores e interiores y jardines. Dios la ha adornado colocándola en lo alto de su extensa vega, donde los lingotes de plata de los arroyos se ramifican entre la esmeralda de los árboles."

Al-Saqundi, literato andalusí de época almohade (siglos XII-XIII)

La exposición está formada por piezas  procedentes de los fondos propios de la Fundación El legado Andalusí, el Museo Carmelita de Granada y el préstamo temporal de una colección particular, todas ellas reunidas hasta septiembre de 2018.

jueves, 6 de julio de 2017

Castillo de Lucena: prisión de Boabdil


En el centro de la ciudad de Lucena (en árabe al-Yussana o en hebreo Eliossana) se encuentra el Castillo del Moral, una fortaleza medieval del siglo XI, época de esplendor de la cultura judía en la localidad y precisamente se caracterizaba por ser una de las pocas poblaciones mayoritariamente hebrea. En 1240 la ciudad es conquistada por las tropas cristianas de Fernando III "El Santo" y aunque durante un tiempo fue recuperada por los musulmanes, fue ganada de nuevo. La propia villa y el término queda, desde este momento hasta 1492, en primera línea de frontera con el reino musulmán de Granada.

Maqueta de la ciudad en el siglo XII d.C en el Museo
Arqueológico y etnológico de Lucena

Este castillo formaba parte del antiguo recinto amurallado de la villa, conservándose su estructura de planta cuadrada con torres en los ángulos: la Torre de las Damas y del Homenaje, Torre del Mediodía y la Torre del Moral que es la principal.

En 1241, Lucena es cedida al obispado y cabildo de la ciudad de Córdoba,
quienes la entregan en el siglo XIV a la Orden de Santiago, momento
probable de la refortificación de las murallas primitivas y de la
imagen medieval del actual Castillo del Moral
Aquí la cubierta barroca de de la Torre del Moral 
Escudo que representa de forma
esquemática una parra zarzamora
que da nombre a la fortaleza

La torre octogonal del Moral

En la Torre del Homenaje es posible que estuviera la celda del último rey nazarí Boabdil, capturado en la batalla del Martín Gonzalez en 1483, a manos del regidor lucentino Martín Hurtado. Al conjunto principal del castillo lo rodea una segunda muralla de sillería y mampuesto de dos metros de espesor entre los que se encuentra un foso, es segunda muralla es la que se ve desde el exterior.

Torre del Homenaje del Castillo del Moral

Desde el siglo XVI el castillo es transformado en palacio residencial de los señores de Lucena, los Marqueses de Comares para posteriormente pasar a ser Palacio y Castillo de los Medinacelli.

Propiedad de los marquesas de Comares, Lucena
se irá configurando en con el tiempo como un
foco económico de la comarca cordobesa

miércoles, 5 de julio de 2017

Capilla Mudéjar de San Bartolomé

El arte mudéjar es una expresión
artística que conjuga características
propias del hispanomusulmán y de
otros estilos coetáneos como el nazarí

No es extraño encontrar ejemplos de arte influenciados por el arte nazarí en Córdoba si nos adentramos en contexto histórico del siglo XIV. En el reinado de Fernando III "el Santo" se toma Córdoba  el 29 de junio de 1236, y diez años después se firma la Tratado de Jaén con el monarca nazarí Mohammed I que asegurará la supervivencia del Reino hispano-musulmán de Granada.

Ante esta situación hubo musulmanes que quisieron permaner viviendo en los territorios conquistados por los cristianos. A estos musulmanes se les llamó mudéjar, que etimológicamente procede de la palabra árabe mudayyan o "aquél a quien se le ha permitido quedarse", conservando su religión, lengua y costumbres.

Esta modesta iglesia de San Bartolomé, junto con la capilla adyacente, se
convierten en una representación ejemplar de la altura que alcanzó el arte
mudéjar en la ciudad de Córdoba

Hasta finales del siglo XIV, los judíos habían residido en una zona aislada de la ciudad mediante murallas y que contaba con dos puertas, la de la Judería y la de Malburguete (cuya situación original se desconocía). Pero en 1391 en el barrio de la judería se produce un asalto posteriormente se dispersa y se convierte a la población semita, convirtiéndose en esta zona la collación de San Bartolomé (barrio cristiano).

Localización de la capilla de San Bartolomé en la Judería cordobesa
La fundación de San Bartolomé y la capilla adyacente debió comenzarse a finales del siglo XIV o comienzos del siglo XV -recordemos que coincide con el mayor esplendor del arte nazarí-. En el despoblamiento inicial de la Judería tras el asalto de 1391 puede estar la explicación de las modestas trazas del templo, que no parece que llegara concluirse.

Puerta de acceso a la capilla en la calle Averroes
con acceso a un patio que debió ser concebido
como una nave central; en 1953 el arquitecto
Rafael de La Hoz Arderius recuperó la
cota original de la iglesia protegiendo la
palmera con un trenzado del típico chino cordobés

Entrada a la capilla de San Bartolomé que forma parte de la Facultad de Filosofía
y Letras, antiguo hospital del Cardenal Salazar, construido entre 1704 y 1724
Junto al templo se construyó una capilla pricada de carácter funerario, cuya factura revela un importante promotor a tenor de la cuidada ornamentación y la envergadura de la cripta bajo la misma. La documentación y la presencia testimonial de una venera encima del arco de entrada apuntan a que la capilla recibió la advocación de Santiago.

Plano de la actual capilla de San Bartolomé
La capilla tiene planta rectangular y gruesos muros de sillares con marcas de cantero que cierran un espacio de 9 metros de longitud por 5 metros de anchura, cubierto por bóvedas y abierto hacia el norte mediante dos puertas, una de ellas de carácter monumental que da al pórtico y que se distingue por el zigzag. Para la arquería se utilizaron materiales de época romana, visigoda e islámica, sobre los que voltearon tres arcos apuntados.

El interior está espectacularmente decorado, contando esta capilla con uno
de los escasos ejemplos de zócalo de alicatados, técnica costosa también
visible en la Capilla Real y la Mezquita-Catedral de Córdoba

La solería mudéjar es una de las pocas originales de época bajomedieval
que se conservan en Córdoba, compuesta por ladrillos vidriados, algunos
con leones rampantes, y olambrillas
Estos azulejos de ascendencia nazarí, fechados en el siglo XV representan
interesantes escenas que han sido interpretados como alegorías de los sentidos
y fueron descubiertos en la contrahuella del escalón del altar y trasladados
al Museo Arqueológico de Córdoba
La capilla adquirió pronto el rango de parroquia, puesto que ocuparía hasta bien entrado el siglo XVII. A lo largo de los siglos ha sufrido diversas remodelaciones que le han afectado en mayor menor medida, destacando las del siglo XIX y las de las décadas de la década de los 50 y 70 del siglo pasado.

En las yeserías que decoran los muros interiores se emplearon motivos epigráficos
(escritura) que alternan las inscripciones en caracteres cúficos y nasjí (con
bendiciones y alabanzas a Alá aunque vacías de contenido religioso y dotadas
únicamente de sentido ornamental), heráldicos, ataurique (decoración vegetal) y lacería
constituida por estrellas de ocho puntas, se extiende por los paramentos, intercalándose
el escudo de la orden de la Banda, instituida por Alfonso XI y utilizada por él
y sus descendientes para premiar la lealtad de los nobles
La intervención más reciente ha permitido abrir la capilla al público, tras haberse realizado unas catas arqueológicas y una limpieza de las yeserías. Las catas han puesto al descubierto el túnel que va desde el patio principal del antiguo hospital hacia la muralla, sumándose a otros existentes en la Judería en la misma dirección.

El arquitecto Rafael de La Hoz Arderius recuperó la policromía de las yeserías,
reintegrando las lagunas y recreó la decoración del altar de la Capilla Real de la
Mezquita-Catedral al colocar un fondo azul con estrellas doradas

También se consolidó decoración interior: yeserías, azulejos y
 pituras murales, reintegrando zonas en las que el color
se había perdido en gran parte


martes, 4 de julio de 2017

Influencia del arte nazarí en el arte mudéjar de Córdoba

Este mes, durante mi última visita a Córdoba he podido recoger una serie de ejemplos de arte mudéjar que sorprenden por su similitud con el vecino arte nazarí de Granada. Si bien es cierto la cercanía de ambas provincias, cabe destacar que mientras que Granada se mantuvo como último reducto de Al-Ándalus, Córdoba fue cristiana desde el año 1236; es decir el nacimiento de un Estado como el Reino de Granada coincidía con el año en que la antigua y esplendida capital de Al-Ándalus se convertía en ciudad castellana.

En este contexto se desarrolla en los reinos cristianos de la península Ibérica un estilo artístico exclusivamente hispánico, el arte mudejar, como mezcla de las corrientes artísticas cristianas (románicas, góticas y renacentistas) y musulmanas de la época. 

El altar recubierto con azulejos mudéjares del siglo XV de la capilla de
San Bartolomé de la Mezquita-Catedral de Córdoba
en la que descansan los restos del poeta Luis de Góngora
En la Mezquita-Catedral de Córdoba se conservan varios ejemplos de arte mudéjar, como la capilla de San Bartolomé o la Capilla Real construida por orden de Alfonso X entre los años 1258 y 1260, aunque no se concluyó hasta 1371, en el reinado de Enrique II.

En la Capilla Real se aprecia el contraste del arte califal-omeya de la mezquita
con los detalles decorativos mudéjares de influencia nazarí

Las partes bajas de la Capilla Real de la Mezquita-Catedral de Córdoba
se decoran con yeserías de motivos muy variados pero con clara influencia nazarí
, y fueron realizadas en la época de Enrique II
Esta Capilla Real sirvieron para acoger la sepultura del rey Alfonso XI que murió en 1350, mientras sitiaba Gibraltar a causa de la peste (en un primer momento fue sepultado en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, pero trasladado en 1371) y del rey Fernando IV "El Emplazado". Allí permanecieron los restos de ambos monarcas durante varios siglos hasta el año 1736 fueron trasladados los restos mortales de los dos monarcas a la Real Colegiata de San Hipólito.

Esta es una de las dos lápidas nazaríes
expuestas en la Mezquita-Catedral de Córdoba,
una a nombre de A -Motamid Abu-S-Sorur
Mofarach y otra de Abu-N-Naim Redhuan

También en la Mezquita-Catedral se
encuentra expuesta dos lápidas nazaríes
 del año 1440, aunque no he podido entender que
hacen allí y cual es su procedencia

El altar de la Encarnación, también en la Mezquita-Catedral es un ejemplo
de arte mudéjar con influencias del arte nazarí

Parte frontal del altar de la Encarnación, del siglo XV


En esta inscripción en alicatado destaca el uso de tres colores, muy
comunes en la arquitectura nazarí, blanco, negro y verde, y más aún
la colocación de bandas en zig zag, muy característico en obras nazaríes 

En el año 1.315 se construye en Córdoba una de las tres sinagogas conservadas en España (las otras dos se encuentran en Toledo). La sinagoga de Córdoba es un reflejo del arte nazarí de Granada por los motivos decorativos de sus yeserías que recuerdan a las paredes alhambreñas.

Texto fundacional de la Sinagoga de
Córdoba: Santuario en miniatura y morada del
testimonio que terminó Ishap Moheb,
hijo del señor Efrein Wadowa
el año setenta y cinco

En los cuatro paramentos de la sinagoga cordobesa se disponen frisos de yeserí­a
decorativa, muy deteriorados, en los que se observan motivos geométricos,
 vegetales y epigráficos, al igual que en los palacios nazaríes del momento
Y por último, también el Museo Arqueológico de Córdoba guarda algunas piezas, ya no sólo mudéjares, sino también una lápida tardoalmohade del año 1263, en mármol, de un príncipe de Jaén (recordemos que la dinastía nazarí tiene su origen en Arjona, Jaén) y que recuerda a una taca nazarí.

Arco mudéjar del siglo XIV

Arco mudéjar del siglo XIV expuesto en el Museo Arqueológico de Córdoba

Estela funeraria de un príncipe de Jaén

lunes, 3 de julio de 2017

Hallan restos arqueológicos de la época nazarí en la costa de Granada



Unas 70 piezas, además de restos humanos que podrían pertenecer a la época nazarí, han sido descubiertas por el Grupo de Actividades Espeleológicas de Motril

Restos humanos, que podrían pertenecer a la época nazarí,
en concreto a la conquista castellana de la zona

Unas 70 piezas arqueológicas, además de restos humanos, que podrían pertenecer a la época nazarí, han sido descubiertas por el Grupo de Actividades Espeleológicas de Motril (Granada) en una cueva ubicada en la costa de Granada.

Se ha encontrado una pieza prismática de base hexagonal de oro
decorada de filigrana fina

Además de 22 elementos colgantes decorados en oro


Dos monedas de bronce de los Reyes Católicos, una
 de ellas por valor de 4 maravedíes

Cuarenta perlas naturales de pequeño tamaño forman parte de la colección
encontrada por este grupo de espeleólogos granadinos
Este hallazgo se ha producido durante una de las muchas exploraciones por las cuevas y grutas que realiza este grupo espeleológico en el sur de Granada, donde hacen en la actualidad mapas topográficos del terreno.

El presidente del Grupo de Actividades Espeleológicas de Motril (GAEM), Francisco Gallegos, ha explicado que la zona del yacimiento está en un lugar de difícil acceso dentro de la cavidad. Debido a las características geomorfológicas y de espeleogénesis de las cavidades, "se prevé que debió existir otra entrada de fácil acceso y que hoy en día se encuentra obstruida y desaparecida".


Ahora toca investigar la totalidad de los vestigios extraídos y averiguar las
circunstancias del fallecimiento de las personas encontradas en la cueva,
catalogar las piezas e intervenir para conservarlas y protegerlas

Además de las piezas, en el yacimiento se han encontrado diversos
restos de cerámica y restos humanos que en una primera
estimación se pueden datar en la época nazarí

Uno de los descubridores de estos restos arqueológicos, David Reyes, ha indicado que el descubrimiento fue fortuito porque una vez dentro de la cueva, el grupo compuesto por seis espeleólogos se dio cuenta que "quedaba una incógnita en una de las zonas" y decidieron seguir avanzando en esa dirección.

Lo primero con lo que se toparon fue un grupo de huesos al que no dieron
mucha importancia porque pensaban que eran de animales,
pero al seguir avanzando y descubriendo más restos
óseos pensaron que podrían tratarse del neolítico

Reyes ha explicado que una vez fueron conscientes de lo que habían descubierto, decidieron recogerlo para entregárselo a las autoridades competentes, tal y como indica la ley de Patrimonio Histórico de Andalucía. Los restos han sido puestos a disposición del Museo Arqueológico de Granada.

Por su parte, Francisco Gallegos, presidente del GAEM, ha relatado que en el mes de diciembre del año pasado, durante el transcurso de una exploración, miembros de la organización hicieron el descubrimiento de un yacimiento arqueológico tras forzar un paso y acceder a una zona inexplorada en una cavidad de las muchas que la institución viene explorando en el sur de Granada.

“Tras el hallazgo de los restos, se procedió a contactar con la Administración, transmitiéndoles el hallazgo y poniendo a su disposición lo descubierto, quedando las piezas bajo custodia de un arqueólogo de la consejería de Cultura y del director del Museo Arqueológico de Granada”, ha manifestado Gallegos el cual ha subrayado que, posteriormente, dicho arqueólogo, junto a miembros del GREIM, del Seprona y del Grupo de Actividades descendieron a la cavidad para conocer de primera mano la situación de las piezas y levantar informes para actuar de urgencia y así proteger el yacimiento de posibles expolios.

Pieza prismática de base hexagonal de oro,
decorada de filigrana fina con pequeños
círculos en número de doce para
 insertar los elementos colgantes
junto con 3 triángulos con esmalte verde,
rojo y cruz blanca desprendidos
de la pieza
Detalle de las tres piezas verdes, rojo en los extremos y cruz blanca


El concejal de Cultura (centro), Francisco Ruiz, junto con el presidente
del Grupo de Actividades Espeleológicas de Motril (GAEM),
 Francisco Gallegos, y el miembro de la organización,
David Reyes, han informado acerca del hallazgo
de estos interesantes restos arqueológicos.
“Los restos arqueológicos encontrados por el GAEM suponen un descubrimiento interesantísimo para reconstruir la historia del sur de Granada. Ahora comienza un protocolo de actuación complejo que tratará de investigar la totalidad de los vestigios extraídos para ubicarlos temporalmente, averiguar las circunstancias del fallecimiento de las personas encontradas en la cueva, catalogar las piezas e intervenir para conservarlas y protegerlas”, ha indicado el concejal de Cultura del Ayto. de Motril.

Por último, el concejal de Cultura, Francisco Ruiz, ha comentado que mientras se estudia e investiga por parte de los investigadores e historiadores el yacimiento, la observación de las fotografías de las piezas ha dado similitudes con las del ‘Tesoro de Bentarique’, que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de España.

Tesoro de Bentarique (Almería, siglos XIV-XV) expuesto en el Museo
Arqueológico Nacional (MAN) de Madrid, destacando los
sartales de oro y aljófares, el par de brazaletes de oro y el par
de brazaletes de plata

“Tanto este hallazgo como el increíble ‘Tesoro de Bentarique’ presentan piezas casi idénticas en cuanto a tamaño y forma. Por ello, este descubrimiento es tan importante, ya no sólo por su rareza y la situación donde se encuentra sino también porque puede estar relacionado en época con las piezas descubiertas en Almería”, ha concluido Ruiz.

Fuentes:

domingo, 2 de julio de 2017

Maqueta de La Alhambra

En la Torre de La Calahorra de Córdoba hay un museo sobre la historia de Al-Ándalus, y como no, una parte está dedicada a Granada con una maqueta excepcional de los palacios nazaríes de La Alhambra, una de las mejores y con más detalles que he podido ver. Os dejo estas fotos y vídeo como muestra.

video