¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

domingo, 31 de enero de 2016

"Alhambra" por Kirsten Boie

Portada del libro "Alhambra" de Kirsten Boie


Hace más de un año que no publico ningún post comentando una novela histórica nazarí, o lo que es lo mismo hace más de un año que no leo ninguna. 

En esta ocasión se trata del título "Alhambra", una novela juvenil de una autora alemana, Kirsten Boie. Es una novela histórica de que mezcla la ficción y la aventura en la Granada tras la conquista de los Reyes Católicos, durante el edicto de expulsión de los judíos. 

Boston es un adolescente alemán que viaja a Granada con sus compañeros de clase en un viaje de estudios. En la Alcaicería encuentra un azulejo mágico que le transporta a la corte cristiana establecida en La Alhambra. Desde el siglo XV debe encontrar la forma de regresar a su época, y mientras que la encuentra vive unas cuantas aventuras.

Es una novela enfocada al público juvenil, con poca profundidad histórica, no está destinada para adultos. En cualquier caso, podéis también editada en formato ebook.

viernes, 29 de enero de 2016

2ª Edición del curso: La Alhambra, historia, arte y patrimonio



Por segunda vez arranca el curso gratuito online titulado "La Alhambra historia, arte y patrimonio" organizado por la Universidad de Granada y con la colaboración del Patronato de La Alhambra y El Generalife. 

Yo lo realicé el año pasado y lo recomiendo como comienzo para profundizar en la historia del Reino nazarí de Granada, su cultura, manifestaciones artísticas y la protección del patrimonio.

Características:
  • completamente gratuito
  • se desarrolla tanto en inglés como en castellano
  • facilitan cada semana vídeos y documentación en pdf
  • tutorías online
  • elaborado por profesionales de diferentes disciplinas
  • test semanales por los que puedes obtener un título

Si os interesa podéis apuntaros en el siguiente enlace: https://abierta.ugr.es/la_alhambra/ 

domingo, 24 de enero de 2016

Ibn Jaldún (1332 - 1406)

Este año se cumplen los 610 años de la muerte de Abderramán Ibn Jaldún el Magrebí, intelectual que vivió los grandes y convulsos acontecimientos históricos del siglo XIV. Aunque de origen tunecino pero procedente de una importante familia sevillana -los Banu Jaldún- su vida fue una continua itinerancia de una orilla a otra del Mediterráneo. 

Cuando Fernando III conquista Sevilla en 1248, los Banu Jaldún, como otros tantos notables sevillanos hispanomusulmanes, dejan su tierra, van a Ceuta y luego a Bona hasta instalarse en Túnez donde los emigrantes andalusíes son muy bien acogidos.

Su familia ocupaba cargos importantes en la corte hafsí de Túnez. Allí nació el 27 de mayo de 1332, teniendo una esmerada educación y participando en la vida cortesana como 'Alama o encargado de rubricar los decretos del soberano hasta 1352, cuando renuncia al cargo y se instala en la corte del soberano meriní de Fez. Sus padres fallecen a causa de la Peste Negra unos años antes, en 1348, quedando huérfano al final de su adolescencia.

En Fez se verá injustamente implicado en un complot que le lleva a prisión (1357 al 1358), pero los disturbios que derrocan al sultán merení Abu Inan favorecieron su puesta en libertad y ocupar el cargo de Secretario de la Cancillería durante dos años bajo el reinado del nuevo sultán Abu Salim, hasta que fue destituido para pasar a desempeñar un cargo judicial de menor rango. 

El rey de Granada, Mohammed V, junto con Ibn al-Jatib, viven un corto exilio en el Mageb (desde 1359 hasta 1362). En ese momento se fragua la amistad entre Ibn Jaldún e Ibn al-Jatib. De ese modo, Ibn Jaldún estando descontento con su situación en Fez, con enemigos y alejado del poder, pide autorización para retirarse a Granada en 1362.

Representación del momento en que Pedro I
e Ibn Jaldún se entrevistaron en los Reales
Alcázares de Sevilla en 1363


Llega a Granada el 26 de diciembre de 1362 y es recibido con los más altos honores y pasando a ser miembro eminente del consejo del soberano nazarí. Al poco tiempo, en 1363 se traslada a Sevilla en misión diplomática para negociar la paz con Pedro I "El cruel", rey de Castilla. En Sevilla "me encontré con el rey cristiano, donde ví con mis ojos vestigios de mi familia". Tras el éxito de esta misión, el rey de Granada le colmó de favores e Ibn Jaldún hace venir a su familia desde el Magreb. La suerte de la que disfruta en Granada despierta el recelo de Ibn al-Jatib, visir de la corte nazarí. 

El punto rojo marca la ubicación de Bugía, al norte de Argelia

En 1365 decide dejar Granada para trasladarse a Bugía (ciudad de la actual Argelia) donde le espera el apogeo de su carrera política. En la distancia,  Ibn al-Jatib le expresa su dolor por la separación de un amigo tan querido y que desea volver a verle, aunque mientras se inicia un intercambio de correspondencia que demuestra la verdadera naturaleza de su amistad. Mientras, en Bugía, Ibn Jaldún es nombrado chambelán, el cargo más alto del estado aunque sólo lo ocupará durante un año ya que al año siguiente, el soberano es derrocado y asesinado en mayo de 1366.

Durante seis años se refugiará con los nómadas del sur de Argelia hasta que regresa a Fez donde será bien acogido pero encarcelado hasta que en 1375 consigue regresar a Granada donde desea instalarse definitivamente, pero allí tampoco será bien acogido por haber intentado ayudar a Ibn al-Jatib en su desgracia y decide regresar al Magreb para establecerse en Tremecén. Según cuenta Ibn Jaldún: "cuando Ibn Masay se presentó ante Mohammed V, le relató lo que yo había hecho por Ibn al-Jatib; el soberano se irritó y me hizo embarcar hacia la costa africana".

Pero será en Orán, a la edad de 43 años, cuando decide abandonar la política para dedicarse al estudio. Durante cuatro años se dedica a su obra Al-Muqaddima o "Prolegómenos" sobre Historia Universal  desarrolla una metodología inédita para narrar de forma racional el pasado tomando la historia como una ciencia, acuñando una escritura objetiva y segura. Para Ibn Jaldún el 'Umrán, el hombre en sociedad, el hombre en sociedad, creando sociedades cada vez más complejas.

Según Ibn Jaldún, el Estado perfecto ha de ser teocrático, con una nobleza que posea virtudes guerreras y que encarne la ley; pero el poder corrompe y esto se lleva por delante el espíritu más caballeresco de la nobleza. Por ello hay que relevarla o suplantarla con nueva savia que encarne los valores tradicionales.

Con el objetivo de ampliar la documentación para su obra, se dirige a Alejandría en 1382. En El Cairo se dedica a la enseñanza. Poco sabemos de su vida privada, siguiendo la discreción natural de los andalusíes, sólo que fue monógamo y que su mujer pereció en un naufragio e 1384 cuando se dirigía a Egipto para reunirse con él. No volvió a casarse. Tuvieron cuatro hijas de las que se desconoce su nombre y dos hijos, Mohammed y Alí.

Tras intentar tres veces peregrinar a La Meca, en septiembre de 1387 se decide y no regresará a El Cairo hasta ocho meses después, donde será nombrado alternativamente y destituido como profesor y qadí.

Finalmente morirá en El Cairo el 17 de marzo de 1406 con 74 años de edad, tras haber vivido una intensa trayectoria política e intelectual.

sábado, 23 de enero de 2016

Caballeros nazaríes en el arte cristiano



Recientemente encontré navegando por internet un blog muy interesante, Los caballeros medievales en el Arte, con un apartado referido a los "Soldados y caballeros del Reino Nazarí de Granada". En este apartado del blog destaca obras de arte en las que aparecen representados personajes que podrían ser reconocidos como caballeros nazaríes.

En una época, la Edad Media, en la que no existía la fotografía y dado que el arte nazarí no es muy prolífico en la representación o retratos de personajes históricos, contemporáneos a su época, el arte medieval cristiano puede arrojar algo más de luz al tratarse de una cultura coetánea.

El primer hallazgo se encuentra en la Catedral de Burgos, comenzada a construir bajo el reinado de Fernando III el Santo en el siglo XIII. Mohammed I, para conseguir el nacimiento del Reino nazarí de Granada, se mostró vasallo del rey de Castilla. En la que fuera la sala capitular hasta 1586, la Capilla de Santa Catalina, levantada en 1316 en la galería oriental del claustro de la Catedral de Burgos, se encuentran unos capiteles que sostienen la tracería gótica de la bóveda. En ellos se representa una escena donde aparece un monarca cristiano sentado en un solio acompañado y que es besado en la mano por un personaje con vestimentas hispano musulmanas. Dada la importancia que supuso el vasallaje del último reino islámico de la Península para Castilla, no es de extrañar que se quisiera representar este momento histórico.

Capitel en la Capilla de Santa Catalina (Catedral de Burgos) con la
escena del vasallaje de Mohammed I al rey Fernando III el Santo
Cuatro son los caballeros nazaríes que aparecen representados, siend el primero el identificado como Mohammed I, vestido con una túnica larga de color azul, con mangas anchas y con ribetes dorados. Va acompañado por un séquito de tres cortesanos nazaríes que visten de igual manera que él, aunque en diferentes colores.

Vista en detalle del caballero nazarí que besa la mano al monarca
cristiano. Armado con una jineta, cubre el cuello y la cabeza con
una prenda a rallas sobre la que se dispone un turbante de otro color.

Sin salir de la provincia de Burgos encontramos otro ejemplo artístico donde aparece un caballero nazarí representado, en este caso en unas sargas o telas pintadas por Fray Alonso de Zamora entre 1500 y 1510 y, aunque se  conservan en el Museo Provincial de Burgos, provienen del Monasterio de San Salvador de Oña, fundado en el siglo XI por Sancho García, conde de Castilla. 

Las ocho sargas de principios del siglo XVI representan la Pasión de Jesucristo
constituyen un ejemplo de vestimentas y el armamento de la época, cuando
el Reino de Granada fue tomado por los Reyes Católicos
En la sarga que muestra el momento en que Jesucristo porta la cruz es observado en la distancia por un hombre a caballo, que además de protegerse con piezas de armadura en brazos, antebrazos y codales, cubre su cabeza con un turbante o alhareme de color rojo. Además colgada de la silla de montar, la adarga de cuero, una especie de escudo típico de las tropas nazaríes.

Detalle de la Sarga donde aparece el caballero nazarí

Otro ejemplo de personajes nazaríes en una obra cristiana es el Retablo de San Esteban Protomártir, un antiguo retablo gótico datado entre 1495 y 1500, que estuvo instalado en el altar mayor de la iglesia parroquial de San Esteban de la ciudad de Granollers, cerca de Barcelona, y que ahora se encuentra expuesto en  el Museo Nacional de Arte de Cataluña. 

En particular, la tabla de la Liberación de Galceran de Pinós hace mención a un milagro de San Esteban. Y es que según narraciones catalanas antiguas, durante la expedición y conquista de Almería en tiempos de Ramón Berenguer IV, el noble Galceran II de Pinós -almirante de la escuadra aragonesa- y el caballero de Santcerní, fueron prodigiosamente liberados de la prisión sarracena por intervención de san Esteban y san Genís sin haber tenido que entregar el costoso rescate exigido por el rey de Almería y Granada, que incluía cien doncellas de la baronía de Pinós.

Detalle de la tabla donde aparece
el soldado con indumentaria nazarí


La pintura recoge el momento en que san Esteban y san Genís liberan los dos nobles catalanes de la prisión en medio del patio de una plaza fortificada. Los guardas sarracenos, con una granada en su escudo alusivo al reino de Granada, tenían "perturbadas todas sus acciones", según la leyenda. Aunque los hechos representados acontecen a mediados del siglo XII, cuando aún no reinaba la dinastía nazarí en Granada, los personajes visten a la moda de finales del siglo XV.

domingo, 17 de enero de 2016

Museo de La Alhambra. Charla temática: "El tejido nazarí"

En la obra de Manuel Gómez- Moreno González de 1880, "Salida de la
familia de Boabdil de la Alhambra" se observan como pudieron ser
los ropajes, cortinajes y alfombras de las clases altas nazaríes


La charla temática viene de la mano de Carmen Mateo, voluntaria en el Museo de La Alhambra, tratando la vestimenta y tejidos nazaríes, entre los siglos XIII al XV. 

Dependiendo de la calidad de los tejidos (lino, algodón, seda y oro) se podía conocer la clase social de su propietario. Los tejidos eran además utilizados en mobiliario en cojines, alfombras, cortinas, tiendas de campaña y tapices.

Los hispanomusulamnes nazaríes utilizaron mucho el oro para realizar tejidos

El oro se encontraba por los bateadores en la arena de las orillas del río Genil, así como se extraía en Granada en las minas del Cerro del Sol. Sobre una tira de piel se colocaba una placa de oro y en tiras de 0,3 milímetros de ancho se hacía el hilo de oro envolviendo estas tiras sobre hilo de seda.

El lino y el algodón se alternaba en los cultivos para ser utilizado para ropa interior. El algodón era más fácil de producir el lino. 

Mientras que la lana provenía de las ovejas, principalmente merinas procedentes del norte del Magreb, de mayor calidad que la lana de las ovejas churras, autóctonas de la Península Ibérica. Juntando ambas lanas se conseguía hilos flexibles y de calidad que eran utilizados en la fabricación de cojines, alfombras, etc.

La seda, proveniente de las plantaciones de morera granadina, formó una floreciente industria de reconocimiento internacional por su calidad que se perdió con la conquista cristiana. La demanda de seda era alta por lo que su aportación económica en el reino nazarí era importante.

Por orden real, se cuidaba que el color debía permanecer tanto tiempo como durase el tejido, pudiendo utilizarse tintes animales o vegetales como la alubia o la frambuesa, fijándose con el mineral del alumbre. El azul se obtenía de la hierba pastel, el amarillo de diferentes plantas como el azafrán y el negro y el marrón provenía de la cáscara de la nuez. Por lo general se utilizaban colores muy llamativos.

La industria textil era utilizada en la vestimenta personal como ya traté en un artículo anterior. Al ser obras orgánicas de difícil conservación, pocos ejemplos han llegado, sólo pudiendo deducirse a través de obras pictóricas como la conservada en la Sala de los Reyes de La Alhambra, aunque algunos fragmentos sí han llegado a la actualidad evidenciando motivos similares a la decoración de los alicatados de los palacios de La Alhambra.

Reproducción pinturas de Las Casas del Partal

Los cristianos que se instalaron en el Reino de Granada, aprovecharon los tejidos que los hispanomusulmanes nazaríes habían dejado tras su expulsión.