¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

viernes, 30 de octubre de 2015

Las murallas de Granada

Cuando las alcazabas del Albaicín quedaron cerradas por los nuevos barrios que surgieron a su alrededor como consecuencia de un crecimiento demográfico derivado de los hispanomusulmanes que se refugian en Granada según avanzan los reinos cristianos de la Península. Este cambio urbanístico cerraba la salida a cambo abierto de la Alcazaba Qadima, tradicional hogar de los reyes de Granada de dinastías anteriores a la Nazarí. Por tanto, Mohammed I y sus sucesores encontraron en la Colina Roja sobre la que se asentaría La Alhambra, que aunque necesitaba grandes obras y reparaciones para convertirla en una plaza segura, ofrecía además amplios espacios abiertos en caso de ser necesaria la huida.

El complejo sistema de murallas de la ciudad de Granada
estaba rematada con La Alhambra, en el centro del
conjunto, aunque fuera del recinto de la ciudad.
El crecimiento de la ciudad obliga a que el número y longitud de las murallas aumente para proteger la capital del último reino hispanomusulman. Además de la muralla zirí del siglo X -aunque existen restos anteriores iberorromanos en sus cimientos-, expandiéndose en época nazarí con el cierre de los barrios del Albaicín alto y el barrio judío.

La muralla zirí, en la imagen, es la más antigua conservada en Granada
Estas murallas se abrían a través de numerosas puertas, teniendo en cuenta que se trataba de la mayor ciudad del Reino de Granada al contar con una población de 50.000 habitantes (Málaga contaría con unos 20.000 habitantes, mientras que Almería, Ronda, Guadix o Baza alcanzarían los 10. 000 habitantes) y una de las más prósperas de Europa durante los siglos XIV y XV, por lo que probablemente contara con una población flotante considerable.

La Puerta de Elvira fue una de las numerosas puertas
que jalonaban los muros de Granada; daba salida a un
cementerio -siempre ubicados a extramuros- que ocupaba
toda la zona que hoy son los jardines del Triunfo
De dichas puertas se conservan en el entorno del Albaicín, en su mismo emplazamiento original, las de Elvira, Monaita, Arco de las Pesas, Hizna Roman y Fajalauza, más los restos de alguna que fue trasladada como la Puerta de Bibarrambla.

Cerca de La Alhambra, el Castillo de Santa Elena o Silla del Moro,
protegía las huertas situadas por encima de El Generalife
Las defensas de la ciudad de Granada se complementaba en la zona sur -y el barrio judío- con Torre Bermejas que fue unida con La Alhambra en el siglo XIV por Mohammed V.

La Puerta de las Granadas fue construida en 1526 demoliendo la Puerta
del Barranco o Bab Handac por la que pasaba un camino militar por
encima que conectaba desde el Baluarte -en el lado sur de La Alhambra-
con Torres Bermejas en la colina existente frente a la Sabika



domingo, 25 de octubre de 2015

Espada de protocolo de Mohammed V

A lo largo del siglo XIX se encontraron y catalogaron numerosas piezas artísticas andalusíes de incalculable valor artísticos que hasta el momento no se le había dado merecido valor, y aunque con el tiempo muchas han desaparecido, otras pasaron a formar parte de museos públicos. Según avanza las centurias, estos hallazgos se han hecho más esporádicos.

A comienzos del siglo XXI fue descubierta esta espada de valor no sólo artístico, sino histórico: la espada de Mohammed V. Esta espada forma parte de la colección privada de arte musulmán al-Furusiyya -furusiyya es la palabra que designaba a los ejercicios militares y ecuestres que realizaban los ejércitos musulmanes durante la Edad Media para luchar contra los cruzados cristianos- y se deduce que perteneció al rey nazarí Mohammed V por la inscripción en elegante letra árabe cursiva que aparece en cada lado de la misma. De hecho formaría parte de la parafernalia protocolaria que se intensificó de manera desmesurada bajo el reinado de Yusuf I, su padre, y particularmente con Mohammed V, sobretodo en su segundo reinado.

Con 80,5 centímetros de longitud y 3,4 centímetros
de anchura, la hoja nazarí cuenta con una empuñadura
moderna que imita un modelo español de mediados
del siglo XVI, desconociéndose el paradero del
original que sin lugar a dudas sería de gran valor

En ambos cuños, en la parte superior de la hoja, aparece destacada la marca del artesano, inscrita en un círculo, un tal Fath. Sin embargo, aparece más desdibujado el escudo de la banda nazarí, en el que se puede leer el inicio del lema de la familia real nazarí wa-la-galib (no hay vencedor...) y sobre la inscripción aparece lo pudo ser una marca de propiedad en caracteres castellanos, por ahora indescifrables.

Inscripción de la cara A de la espada de protocolo de Mohammed V
En la cara A de la hoja aparece inscrito con las fórmulas habituales de la Corte nazarí para exaltar la figura regia: 

"En el nombre de Dios el Clemente, el Misericordioso//
No hay más Dios que Dios todo el poder es de Dios//.
Dios es el mejor protector y el más misericordioso de los misericordiosos//
Año 747 de la Hégira (1346), mi señor el sultán, hijo de mi señor 
el sultán el combatiente de la fe, el justo, Abu Abd Allah 
Muhammad Hijo de al-Nasr -ayúdele Dios y protéjale-//
Te hemos concedido una clara victoria. Para perdonarte
Dios tu pecado, pasado y futuro" (Corán, 48, aleyas 1 y 2)

No hay explicación a que la inscripción indique 747 de la Hégira, 1346 dC, cuando Mohammed era príncipe heredero, contando con ocho años de edad, y no rey (fue coronado en octubre del año 1354), aunque en la propia inscripción de la espada le considera sultán ¿tal vez tendría este título antes de ser coronado? ¿Qué hace un niño de ocho años con una espada de tal tamaño? Según el Doctor en Historia Medieval Virgilio Martínez Enamorado (aquí podréis descargar su trabajo), probablemente le fuera entregada al joven infante en la fiesta de su circuncisión o jitan como un presente como era habitual.

En cuanto a la utilización de este pasaje coránico, es uno de los más utilizados en la arquitectura nazarí como aparece en el Cuarto Real de Santo Domingo en tres ocasiones, en la Puerta del Vino y en el patio del Generalife, en un arrocabe de madera junto a la galería. 

La frase "ayúdele Dios y protéjale" que aoarece detrás de la empuñadura de la pieza es una de las más habituales presente en las monedas de la época.

Inscripción de la cara B de la espada de protocolo de Mohammed V


En la cara B:

"¡Bendito Quien te dio mando en sus siervos.//
y en ti gracia y favor al Islam hizo!//
De mañana si a un pueblo vas de infieles,//
eres dueño a la tarde de sus vidas.//
Con dogal de cautivos, tus palacios//
te levantan después como albañiles.//
A espadas y a la fuerza en Algeciras//
entraste abriendo puerta antes cerrada.//

La fórmula "Bendito quien..." es frecuente encontrarla en la epigrafía poética de la Alhambra, así como la similitud con el texto inscrito en el Patio de los Arrayanes: "A espadas y a la fuerza en Algeciras entraste abriendo puerta antes cerrada."

Desde los primeros tiempos del arte islámico es frecuente el empleo de espadas regias con panegíricos como símbolo de poder. Además se tiene constancia de que los reyes nazaríes tenían predilección de acompañar las armas con qasidas laudatorias hacia su persona (Yusuf III mandó grabar un poema en la vaina de una espada como recoge su Diwan). Probablemente, estos trabajos especializados fuera competencia de la Secretaría de la Corte nazarí, en particular textos destinados a objetos suntuarios de la realeza, encargados por parte del gobernante o como regalo destinado al mismo por miembros cercanos al círculo de poder.

En la Corte nazarí se fue dotando a estas espadas ceremoniales de un mayor protagonismo, llegando en ocasiones a contar con un nombre propio o a su sacralización, incluyéndose entre los símbolos de su soberanía y legitimidad, junto con el turbante, el cetro de mando fabricado para su padre, la túnica real o jil´at al-mulk y el trono.

Como en la imagen, inspirada en las pinturas del Palacio
de los Leones, los reyes nazaríes vestirían estas espadas
protocolarias o bien suspendida del hombro por dos
cintas de seda de colores, con abrazaderas de metales
esmaltados, o unidas al arzón de la silla de montar
como aparece en las pinturas del Partal

martes, 20 de octubre de 2015

Un castillo nazarí

Como consecuencia de una dilatada historia de conflictos de frontera y sitiado por los reinos cristianos, el Reino Nazarí se configuró con construcciones defensivas, desde las torres de vigilancia y los castillos fronterizos, resumiendo los avances militares que el mundo andalusí había desarrollado durante cinco siglos de arquitectura castrense. La construcción de las defensas se verá condicionada por la adaptación al terreno, la disponibilidad de materia prima y de tiempo para su construcción, las necesidades funcionales o de representación y la posible reutilización de materiales.

La alcazaba de Almería nos sugiere hoy en día
el aspecto que pudo tener La Alhambra sobre
una colina desnuda
Frente a la muralla se extendía un espacio que se desbrozaba de vegetación para hacer más difícil el avance enemigo, que no podía esconderse; originalmente La Alhambra debía ser imaginada sin el hermoso bosque que hoy le rodea y que fue plantado por el Duque de Wellington a comienzos del siglo XIX.


La barbacana es una introducción almohade, una pequeña
muralla antepuesta a la principal, como primera línea
de resistencia como ésta de la alcazaba de La Alhambra
Los almohades introdujeron la barbacana, las torres albarranas o las corachas. Cadalsos y matacanes adosados a los muros complementaban la defensa de las entradas que en el siglo XI se abren en el interior de torres en lugar de en la propia muralla. En lugar de un simple hueco, era más defensivo colocarlo en una torre permitiendo acodar el pasaje de acceso, proporcionando rincones desde los que pocos defensores podían detener a muchos atacantes.

Puerta de los Cuartos de Granada en la Alcazaba deMálaga;
los nazaríes refinaron este tipo de entradas
con rastrillos y convirtiéndolas en corredores
acodados de fácil defensa
Una de las principales innovaciones en la arquitectura militar nazarí está en el uso del tapial en lugar de los aparejos de piedra y ladrillo propios de la época califal. Con el paso del tiempo la mezcla se endurece, se suelen revestir con un enlucido realizado con mortero rico en cal -habitualmente eran decorados imitando sillares- adquiriendo una consistencia compacta muy resistente y homogénea ante impactos, sin desmoronarse como un muro de sillares, siendo necesario horadarla de principio a fin para superarla.

El tapial, un proceso constructivo y no un material, es una argamasa
de piedras, arena y cal grasa de gran dureza
como este ejemplo de la alcazaba de Almería

La cimentación se hacía de sillería para evitar la humedad por capilaridad

El tapial se hacía del mismo modo que hoy se arma el cemento; los encofrados de madera resinosa se rellenaban con masa de piedras, arenas y cal. Según se iba fraguando la mezcla se separaban los tableros y se reutilizaban por la otra cara. Las vigas transversales o agujas, al retirarse o pudrirse centro del muro dejando unos característicos agujeros llamados mechinales. 

Cadalsos y matacanes, los primeros de madera y
los segundos de obra, son estructuras voladas sobre
el muro desde donde hostigar al atacante
Las corachas son un segmento de muro que permitía acceder a un punto
de agua cercano, como un río, fuente, pozo o acequia para asegurar
el abastecimiento en caso de asedio, y a menudo estaban rematadas
por una torre como este ejemplo de Buitrago de Lozoya en Madrid

domingo, 18 de octubre de 2015

Muro del río Genil (Xenil)


Recientemente descubierto, este lienzo de muralla
apareció durante la construcción del parking público
de la Ribera del río Genil, inaugurado en el año 2008

El río Genil ha sido aprovechado en la actividad económica de la ciudad y como muestra este muro que fue redescubierto a comienzos del siglo XXI en la margen izquierda del río Genil, por debajo de la zona de conexión de éste y el Darro. Digo redescubierto porque hasta finales del siglo XIX se llevaron obras de mantenimiento en dicho muro que quedó cubierto en la década de 1940 y 1950 cuando se niveló el terreno para la construcción del actual Paseo del Violón y para reencauzar el río.

Los cronistas hispanomusulmanes dejaron constancia escrita de las
crecidas tanto del Genil como del río Darro, por lo que
emprendieron acciones para contener y encauzar sus aguas.
En época almorávide y almohade, entre los siglos XII y XIII, comenzó la construcción de este muro de contención, sobre otro de origen zirí, utilizando la técnica de la tabiya para proteger las huertas y almunias como las del Alcázar del Genil. Se usó para ello el calicostrado típico de cal grasa, mechinales, mortero de canto rodado y arena como el utilizado en los muros más antiguos de la ciudad.

El muro de contención almohade fue construido con la técnica de la tabiya
mediante el encofrado con unos tableros formados por cinco tablas de
veinte centímetros como muestra la impronta en la cara interior



Reparaciones contemporáneas realizadas en 1887 para arreglar el desplome
del antiguo muro islámico frente a la desembocadura del río Darro,
utilizándose arena del propio río, por su pureza y fino grano
Durante el período nazarí, este muro también fue mantenido y engrandecido, por el interés del paso hacia el sur, a la costa y a la Alpujarra, una ruta vital para los intereses económicos del Reino de Granada.
Los restos encontrados tiene una altura máxima de dos
metros y cincuenta metros de largo, así como un
ancho superior al metro
En el siguiente enlace podréis descargar el informe sobre las excavaciones que sacaron a la luz estos restos que actualmente se encuentran integrados en el Parking público del Violón.

Imagen de principios del siglo XX donde se puede ver la alameda
que crecía en la ribera del Genil

viernes, 16 de octubre de 2015

El legado de al-Ándalus. Las antigüedades árabes en los dibujos de la Academia

Hasta el 8 de diciembre se exponen en La Academia de
San Fernando de Madrid los dibujos realizados por los
académicos de los siglos XVIII y XIX sobre La Alhambra,
originales de gran belleza que se presentan ante el público
por primera vez

La Academia de Bellas Artes de San Fernando fue fundada en 1752 y desde un principio sus integrantes se preocuparon por conocer y documentar los monumentos destacados por su valor artístico e histórico. Por ello, en el siglo XVIII emprendieron un proyecto de documentación que fue recopilado en dos volúmenes de estampas bajo el título de "Antigüedades Árabes de España" (1787), seguida en el siglo XIX por otra empresa editorial y artística titulada "Monumentos Arquitectónicos de España" que dio especial atención a la arquitectura de al-Ándalus. En ambas ocasiones, participaron los mejores profesionales, arquitectónicos y pintores quedando plasmado en una calidad artística e intelectual de gran magnitud.

Aunque en principio sólo se buscaba documentar los monumentos 
hispanomusulmanes y su ornamentación pasará a representar el 
prestigio de la nación, que se publicará en dos ediciones diferentes
utilizando planchas como las expuestas

Con el fin de documentar estos monumentos, principalmente La Alhambra y la Mezquita de Córdoba, Sánchez Sarabia y Hermosilla, junto con sus ayudantes se repartieron entre distintos grabadores, quienes pasaron a láminas de cobre las imágenes originales.

La edición de la segunda parte de "Antigüedades Árabes de España"
se dilató desde 1787 hasta 1804 por dudas y críticas que surgieron
por las traducciones de las inscripciones árabes

Láminas de acero (aguafuerte, cromografía) con la ventana central de
la fachada del palacio de Comares de la Alhambra obra de Lamberto
Iranzo sobre un dibujo de Francisco Antonio Contreras Muñoz
El 3 de octubre de 1766, José Hermosilla, Juan de Villanueva y Juan Pedro Arnal, estos últimos como ayudantes del primero, con el encargo de la Academia de revisar el trabajo realizado por aquél y completarlo con el levantamiento de planos de La Alhambra, primer estudio arquitectónico del monumento -que duró seis meses-, como fortaleza y como conjunto palatino, indagando en la cronología de sus diferentes partes.


Vista de una de las salas de la exposición en la Academia de Bellas Artes
La copia de las pinturas de la sala de los Reyes de la Alhambra fue la inicial preocupación de los académicos por lo que se encomendó a Diego Sánchez Sarabia la realización de estas copias ante una posible pérdida de estos bienes artísticos. Aunque al principio su trabajo mereció grandes elogios, pronto se comprobó que no eran fieles por completo a los originales.

Las proporciones y la ubicación de las figuras en los cuadros de Sánchez
Sarabia, ni el color son fieles al original, posiblemente por la dificultad
de reproducir en un lienzo plano el original que se encuentra sobre una
superficie cóncava de doble curvatura, pero sin lugar a dudas
tiene un gran valor histórico al uno de los primeros intentos para
documentar esta obra de arte del pasado para preservar su memoria
Para más información y poder descargar además el catálogo en PDF, visitar la web de la Real Academia de San Fernando.

martes, 13 de octubre de 2015

Documental: La Alhambra, del Palacio del sultán a la leyenda

Hoy quisiera recomendaros un documental sobre La Alhambra que me he encontrado en Youtube: La Alhambra, del Palacio del sultán a la leyenda.


el documental se propone profundizar en el palacio medieval nazarí que millones de personas visitan cada año. Su producción, de calidad, parece bastante reciente, tengo entendido que de 2013, coincidiendo con la conmemoración del milenio de la fundación del Reino de Granada.  

En él abarcan aspectos como la historia, el arte, la aplicación de las formas geométricas, las matemáticas, etc. Os animo a disfrutar viéndolo porque merece la pena.

sábado, 10 de octubre de 2015

Aljibe de Xarea o Colorado


El aljibe Colorado o de Xarea fue construido en el siglo XIV
y forma parte de la casa número 20 de la calle Larga de
San Cristóbal haciendo esquina con un callejón sin salida

Construido en el siglo XIV se encuentra ubicado en la calle larga de San Cristobal. Con capacidad para contener 35 metros cúbicos de agua, se compone de una tramo cubierto con una bóveda de medio cañón que da acceso a una nave rectangular con dos partes bien diferenciadas:
  • una primera con una bóveda esquifada que se corta perpendicularmente con otra de medio cañón formando aristas
  • la segunda se cubre con una de medio cañón a menor altura
Su nombre puede derivar del ladrillo rojo raspado, que
pudo haber sido de similares características a
la conservada del Aljibe de Trillo.

domingo, 4 de octubre de 2015

Biografía de reyes: Mohammed IX (1419 - 1427) (1430 - 1432) (1432 - 1445) (1447 - 1453)

Predecesor: Mohammed VIII
Sucesor: Yusuf II

Mohammed IX al-Aysar, apodado "el zurdo" o "el izquierdo" era hijo de Nazar y nieto de Mohammed V. Durante el reinado de su primo, Mohammed VIII "el Pequeño", ordenó su arresto en el castillo de Salobreña por temor a que quisiera destronarle. Así mismo, Mohammed pasará a la historia por ser el rey de Granada que reinó tres veces.

Los Abencerrajes, apoyaron a Mohammed "el izquierdo", marchando sobre Salobreña con la intención de liberarlo y proclamarlo rey. Sin embargo los propios granadinos se negaron a reconocerlo como soberano, por lo que los Abencerrajes convencieron a los muftíes de que Mohammed "el izquierdo" debía ser coronado como legítimo rey de Granada, y lo consiguieron, convirtiéndose en el decimoquinto rey nazarí en 1419. Este reinado duraría ocho años y a partir de ese momento comienza una etapa de derrocamientos, sublevaciones, asesinatos -como la ejecución del antiguo hayib de Mohammed VIII, Alamín, ordenada por Zahr al-Riyad, esposa de "el izquierdo"- e inestabilidad política que sumirá al reino nazarí en una profunda crisis.

El nuevo rey se sentía asustado, vivía de espaldas a su pueblo, escondido en sus aposentos, a la defensiva, sin ocuparse del gobierno del país, sólo ocupado en saciar sus placeres en el harem, mientras que los Abencerrajes medraban en el poder. El desorden imperaba hasta el punto que un místico sufí llamado Yusuf al-Mudayyan montó una secta que fue ganando adeptos, llegando a convencer al monarca de que los musulmanes del norte y del sur del Mediterráneo debían emprender una cruzada contra los cristianos, ante lo cual "el izquierdo" le dio dinero para construir los barcos que las tropas del Islam debían utilizar para cruzar el Estrecho, pero el místico utilizó el dinero para proclamarse rey en algunos arrabales del Albaicín de Granada, aunque pronto fue eliminado por los Abencerrajes.

Las arcas andaban vacías y el reino empobrecido por lo que en 1425 fue necesario devaluar la moneda. La situación de descontento generalizado alentó a la conjura: una turba de sediciosos entraron en La Alhambra con la intención de asesinar al rey. Éste pudo escapar escalando una tapia, disfrazándose de aldeano para llegar hasta la costa donde fingió ser pescador y huir a Túnez, mientras que Mohammed VIII volvía a ser coronado.

Por su parte los Abencerrajes huyeron a Lorca desde donde pidieron auxilio al rey Juan II de Castilla quien, junto al rey de Túnez, ofrecieron a Mohammed IX la fuerza militar suficiente para marchar desde Orán hasta Vera y dirigirse a Almería, donde fue recibido con gran alegría. Los almerienses le reconocieron como su legítimo soberano y pudo llegar hasta La Alhambra y allí, en la primavera de 1430 Mohammed VIII se entregó para ser mandado junto a su familia al castillo de Salobreña.

Comenzaría el segundo reinado de "el izquierdo" que apenas duraría dos años y que nuevamente estaría marcado por dificultades. Seis caballeros nazaríes partidarios de Mohammed VIII se dirigieron a Astudillo donde se encontraba el rey castellano Juan II, para explicarle lo sucedido y que apoyara al destronado monarca nazarí. El rey cristiano, deseando avivar el fuego de la guerra civil en Granada, les prometió su ayuda. A su vez, en mayo del mismo año, en Burgo de Osma, Juan II recibió una embajada de la facción contraria, presidida por el hayib de Mohammed IX, conocido como Abdilvar (un miembro de los Abencerrajes), solicitando una tregua con Castilla, pero recibió una negativa ya que el rey don Juan esperaba caer definitivamente sobre Granada.

En 1430, Juan II preparó la guerra total sobre Granada. Esto provocaría el descontento entre los granadinos que volvían a pedir el regreso de Mohammed VIII. El rey, harto de la situación tomó la decisión de ejecutarlo junto a su familia en el castillo de Salobreña. Pero esta decisión agravó la situación en lugar de arreglar el problema, y los legitimistas buscaron a un sustituto: Yusuf ibn al-Mawl, nieto de Mohammed VI "el Bermejo" y conocido como Abenalmao entre los cristianos.

Abenalmao, junto a las tropas castellanas mandadas por el condestable Álvaro de Luna, llegaron hasta la vega granadina, produciéndose la conocida como Batalla de la Higueruela, el 1 de julio de 1431 (como cuenta el romance donde Abenalmao es llamado Abenámar). Y aunque la tropas castellanas terminaron retirándose a Córdoba, los alrededores de Granada quedaron destrozados.

La división en el reino nazarí se acrecentó y algunos castillos comenzaron a declararse a favor de Abenalmao y de los Banu Bannigas. En respuesta, los Abencerrajes salieron hacia Loja (Lawxa) para proteger la ciudad y mantenerla fiel al "izquierdo"; allí se enfrentaron ambas facciones y finalmente los partidarios de Abenalmao, apoyado por los caballeros de Calatrava, salieron vencedores.

El Albaicín se rebeló también. Mohammed IX recibió una comisión de comerciantes de Granada que le aconsejó que se alejara de la ciudad por un tiempo. El monarca, acorralado por la situación, cargó sus tesoros y a su familia -incluido su sobrino "el cojo", futuro Yusuf V- y salió silencioso hacia Almería primero y a Vélez después, donde fueron recibidos extraordinariamente bien por los notables y alfaquíes que los instalaron en la alcazaba.

Desde allí se trasladó a Málaga donde tuvo el mismo recibimiento. Desde allí controlaría una buena parte del reino: Málaga, Ronda, Gibraltar, Almería y otros lugares de la costa. Unos meses después, Mohammed "el izquierdo" tomó nuevamente consciencia de su poder y se decidió a arrebatar nuevamente el trono de Yusuf IV. enfrentándose a él en los Ogíjares (Granada) en abril de 1432.

Así recuperaría su reino por tercera vez. Su rival, Yusuf IV, fue asesinado. Ahora era el momento de recapacitar, y no cometer los errores del pasado. Mohammed volvió a nombrar hayib a Abdilvar. Se perdonó la vida a los hijos del depuesto monarca para evitar más hostilidades. Los tres hijos de su enemigos fueron confirmados en sus cargos: Aben Celim como infante de Almería, Ahmed como señor de Marchena y de la Alpujarra, mientras que la princesa Esquivila quedó en posesión de Deifontes. Por el contrario, Ridwan Bannigas se convirtió en el chivo expiatorio y ante esta situación huyó a Castilla donde volvió a convertirse al cristianismo y murió en soledad.

Había vuelto la calma al Reino de Granada; se firmó una tregua de dos años con Castilla, la economía nazarí mejoraba y las arcas reales volvían a llenarse. Pero al llegar el año 1434 finaliza la tregua y la guerra con los cristianos vuelve. El primer pueblo en ser atacado infructuosamente por el adelantado de Andalucía, Don Diego Gómez de Rivera, sería Álora (Málaga). A continuación, el comendador de Santiago, Don Rodrigo Manrique Castilla (padre del escritor Jorge Manrique), atacó y conquistó Huescar. Muchos pueblos fronterizos, ante la amenaza cristiana negociaron su rendición por lo que cundió el desaliento en territorio nazarí. Sin embargo, en Castilla las luchas intestinas eran tremendas, por lo que convenía firmar un nuevo tratado de paz, esta vez en Jaén, el 11 de abril de 1439.

Finalmente, Mohammed IX tuvo que abdicar en junio de 1445 a favor de su sobrino, proclamado Yusuf V. Pero el depuesto rey, aunque sabía que no contaba con la simpatía del pueblo, siguió maquinando a la sombra y logró derrocar a su Yusuf para colocar a su otro sobrino, Ismail III. El último reinado de Mohammed IX vendrá en 1447 y durará hasta 1453. Cuando volvería a ser destronado para finalmente ser degollado por su rival Saad.