¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

sábado, 25 de abril de 2015

Las costas nazaríes

Los límites costeros del Reino nazarí de Granada, con una longitud de más de 300 Km, estaban delimitados por el término almeriense de Pulpí, en su extremo NE. y por el SO, en Málaga, por la punta de la Chullera. Por acuerdos con Granada, durante los siglos XIII y XIV el dominio de los mereníes en la Península. la costa musulmana se ampliaba más hacia el SO hasta la peña y torre de Haŷar el-Ayal (la peña del Ciervo), a 7 Km de Tarifa, en el mismo límite con la actual provincia de Cádiz. La hegemonía litoral nazarí, no obstante, se ejerce sobre todo el litoral, con una longitud total de 440 Km, defendida por un sistema defensivo de atalayas y castillos.

Delimitación costera del Reino nazarí de Granada (rojo) y merení (verde);
el mar Mediterráneo era una vía de tránsito y desarrollo de intereses
militares, políticos y económicos con aragoneses, mallorquines,
genoveses y vecinos musulmanes
Esta amplia frontera costera permite un rico y desarrollado comercio exterior que ayudará al abastecimiento del reino en períodos bélicos como sucedió en el cerco que Alfonso XI de Castilla puso a Granada entre 1229 y 1333, cuando la carestía de pan, aceite y ganado fue paliada con la llegada de naves argelinas cargadas de trigo y cereales a los puertos de Málaga (Malaqa) y Almuñécar (al-Munakkab).

Vista desde la alcazaba del actual puerto de Málaga (Malaqa)


Las bahías en la costa nazarí permitían la navegación de cabotaje para el transporte de mercancías desde el mar al interior, partiendo de los puertos de Vera, Peŷŷena, Adra, La Rábita, Almuñécar (al-Munakkab), Ensenada de la Herradura, Vélez-Málaga, Marbella, Málaga o Malaqa -que es el puerto nazarí por excelencia- Motril donde se frecuentan las rutas de Marruecos y el puerto de Almería (al-Mariya) que mantenía su larga tradición musulmana de puerto internacional desde los Omeyas.

Del mismo modo, el reino nazarí exportaba productos a Oriente y Occidente tales como granadas, higos, pasas, almendras, la porcelana dorada, ricos vestidos de seda y oro, objetos de artesanía; naves nazaríes y cristianas (genoveses y aragoneses) cargadas con diversidad mercancías transitaban el mediterráneo granadino. El dinamismo comercial costero nazarí es animado, situando al pequeño reino granadino en las corrientes económicas que mueven el occidente europeo en estos siglos bajo-medievales.

Costas actuales de Almuñecar (con el castillo al fondo) uno de los
puertos de la costa nazarí que abastecía a la capital del reino

domingo, 19 de abril de 2015

Granada, ¿emirato, califato o sultanato?

Desde que se configurara con la firma del Tratado de Jaén entre Mohammed I y Fernando III de Castilla en 1246, el Reino Nazarí de Granada recibió diferentes denominaciones en los textos árabes medievales conservados. 

La más frecuente es la de "Reino" o mamlaka, (del verbo árabe malaka, poseer), haciendo referencia tanto a la institución política como al espacio territorial. Este es el término que utilizo en este blog ya que lo considero el más apropiado a mí parecer.

Sin embargo, también fue llamado "Emirato" o Imāra, refiriéndose al territorio controlado por un emir o "comandante militar" o a un gobernador o príncipe que ostenta el poder concedido por un califa sobre una provincia o un “príncipe”. Hay que tener en cuenta que cuando el Reino de Granada nace, ya existía un califato -el Abbasí en Bagdag-, y es que el Islam tan sólo reconoce la existencia de una institución califal, por lo que la dinastía nazarí no pudo crear un califato, pero sí un emirato, en calidad de soberanos menores de un territorio independiente. Desde el comienzo como dinastía reinante, los Nazaríes solicitaron al califa abbasí el reconocimiento de su autoridad para lograr su legitimación política. 

Una última denominación que recibiría fue la de "Sultanato" o territorio regido por un sultán o sulṭa sobre un territorio ganado por las armas y que no ha sido heredado de ningún antepasado.

Estas tres denominaciones explican que la figura del soberano nazarí sea referida en las fuentes árabes como rey o malik, emir o amīr y sultán, indistintamente; y que nunca fuese mencionada como califa pues, aunque en el momento de máximo esplendor (siglo XIV), hubo algún atisbo de aplicar la denominación de Califato al Reino de Granada, pero sin llegar a ser más que un alarde de poder ya que nunca fue reconocido como tal internacionalmente.

viernes, 17 de abril de 2015

El símbolo de la Llave

La llave o miftah es uno de los símbolos de mayor poder en el mundo islámico, representando la fe. Esta imagen se repite en la clave de los arcos exteriores de la portada de numerosas puertas del recinto de La Alhambra: Puerta de la Justicia, Puerta del Vino, etc.

La llave o miftah es uno de los elementos decorativos
representativos del mundo musulmán

Junto con la llave, aparece una mano que viene a significar los cinco preceptos de la ley musulmana, simbolizando la perfección de la práctica religiosa. Se ha especulado mucho sobre la representación de ambos elementos en una misma puerta, y se ha considerado como una metáfora del poder.

Llave de la entrada al Generalife

Llave en la Puerta del Vino

Llave en la Puerta de la Justicia

lunes, 6 de abril de 2015

La Puerta del Vino (Bab al-Hamra o Bab al-Jamr)



La Puerta del Vino (llamada así desde 1554 por ser donde
el vino exento de impuestos era vendido a los 2.000 vecinos
de La Alhambra), siendo frontera entre los 
núcleos militar y civil y punto de partida 
de la calle Real, eje de la medina palatina.
La Puerta del Vino, ahora aislada, tuvo un papel muy importante en la comunicación interna de La Alhambra, enlazando la Calle Real con los caminos provenientes de la Alcazaba y la Puerta de la Justicia, de construcción posterior, con los Palacios, la Mezquita Mayor y la medina alhambreña. Destaca su dimensión urbana, sobresaliendo entre los edificios del entorno de la Calle Real, como referencia o hito en el camino de comunicaciones interiores de la medina palatina.

Sin pruebas concluyentes, se ha querido identificar esta Puerta con la Bab al-Hamra que Ibn al-Jatib nombra en sus escritos y en la que indica que frente a ella había una palmera y una plaza que había antes de entrar en los palacios nazaríes. También se ha sugerido que pudo llamarse Puerta del Vino ya en época nazarí -vino se decía al-jamr similar a al-Hamra- en alusión a los"ríos de vino" del paraíso coránico, lo cual vendría representado por la decoración vegetal con hojas de palmera y por la policromía de sus albanegas de la fachada Este. No debemos olvidar que los musulmanes tienen prohibido por precepto de su religión beber alcohol, un precepto que no seguía rigurosamente en al-Ándalus.

La puerta muestra una llamativa decoración de fina
cerámica de cuerda seca que consiste en disponer
los distintos motivos decorativos separados
por finas líneas de óxido de manganeso que
le otorgan el color plomizo antes de cocer la
pieza para evitar la mezcla de colores
Detalle de la decoración de cerámica de cuerda seca
de la fachada de levante de la Puerta del Vino
Estructuralmente es uno de los edificios más antiguos de la Alhambra nazarí, en los que destaca la simetría si se traza una línea imaginaria pasando por el centro de la puerta pasando por la llave y la columna existente entre las ventanas del piso superior. Todo apunta a que fue construida bajo el reinado de Mohammed II o Mohammed III, por los elementos más antiguos que la forman (y cuando quedó configurada la Calle Real), y retocada posteriormente por Mohammed V inscribiendo su nombre con el sobrenombre de al-Gani bi-Llah (el Satisfecho por Dios), apodo adoptado por el monarca a finales de 1367 tras sus campañas en apoyo de Pedro I "el Cruel" por tierras de Sevilla, Córdoba y Jaén, por lo que la inscripción situada en la fachada Oeste debe de ser posterior a estos acontecimientos, presumiblemente se colocaría tras su victoria en Algeciras en 1369 cuando tomó la ciudad y que se menciona igualmente en el poema del Patio de los Leones.

En su fachada de ingreso hay una inscripción muy deteriorada
en cursiva en tres apretadas líneas dentro de una cartela
rectangular de flancos polilobulados
"Dios me proteja de Satanás lapidado. En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso. Dios bendiga y salve a nuestro señor y dueño Mahoma y a su familia y compañeros. Te hemos consedido una clara victoria. Para perdonarte Dios tu pecado, pasado y futuro, perfeccionar Su gracia en ti y dirigirte por una vía recta. Para prestarte Dios un auxilio poderoso. Gloria a nuestro señor el sultán Abu Abd Allah al-Gani bi-Llah, Gloria a nuestro señor el sultán Abu Abd Allah al-Gani bi-Llah, Gloria a nuestro señor el sultán Abu Abd Allah al-Gani bi-Llah"
En cierto modo, La Puerta del Vino, mantiene una función semejante a la que tuvo en época nazarí, separando dos zonas diferenciadas del monumento, lo que antiguamente era el recinto amurallado de la Alcazaba y el sector residencial y artesano al servicio de la corte. Hay que tener en cuenta que las ciudades musulmanas como Granada, estaban formadas por barrios amurallados -una ciudad fragmentada en recintos cerrados-, comunicados entre sí por puertas que podían cerrarse de noche para mantener la seguridad o estar custodiadas por soldados.

La fachada del Este es la más decorada, conserva su
decoración cerámica, muros decorados con yeserías,
restos de estuco y policromía perteneciente
al segundo mandato de Mohammed V, subrayando
su aspecto cromático rojizo al que pudiera
hacer referencia Ibn al-Jatib
La portada de poniente, la más cercana a la Alcazaba de La Alhambra, debió construirse a finales del siglo XIII o principios del siglo XIV y al ser la fachada exterior, de acceso, aparece la tradicional llave simbólica o miftah sobre el arco, representando la entrada solemne a un lugar con un importante valor religioso y político como era La Alhambra.

La fachada de poniente es más antigua y presenta una
decoración más tosca, mostrando uno de los pocos arcos
de herradura apuntada del recinto, así como la simbólica
llave o miftah, también de época de Mohammed V,
 y dovelas alternadas resaltadas y rehundidas
de piedra de la Malahá (Granada)
El arco fue utilizado de una manera especial en esta Puerta;
un arco sirve para salvar el vano del puerta sin recurrir a la viga,
repitiéndose tres veces en sentido lineal y dos más a los lados,
creando unos espacios diferentes, iluminados de forma gradual

En el interior de la Puerta se encuentran ubicados
a cada lado sendos bancos para la guardia, así como
las quicialeras de las puertas de madera que la cerraban
antiguamente que han desaparecido
Aún se pueden observar los gorroneras donde giraban los
portones de madera que la puerta debió tener en su época

Los guardias que custodiaban el acceso al recinto
palatino podían resguardarse del viento, la lluvia
o el calor del sol en los bancos del interior
El habitáculo resultante del interior está cubierto
por una magnífica bóveda de aristas al estilo de
la Puerta de las Armas
En la parte alta, las bóvedas presentan restos policromados
en el enlucido con motivos geométricos sencillos
Los materiales utilizados en su construcción son de diferentes orígenes, textura y color. Para los lugares de mayor reforzamiento se utilizó la piedra, pasando de su rugosidad a la superficie más lisa del ladrillo y a la pulida cerámica. En general, el color es sobrio, predominando los tonos terrosos, siendo la cerámica policromada la única nota de color. 

La parte exterior de la Puerta del Vino está labrada en
piedra de la Malahá (Granada) como las dovelas
del arco apuntado de herradura

El edificio dispone de una planta superior en la que, como era común en la sociedad gremial hispanomusulmana, residiría el cuerpo de guardia real que custodiaría el acceso por la Puerta del Vino.

Detalle del escudo de la dinastía nazarí cruzado por el lema:
"No hay vencedor sino Dios"

La decorada ventana geminada cubierta por celosías así
como la disposición recta y no acodada de la Puerta
demuestran su uso civil más que defensivo
A este monumento va unido el recuerdo de la batalla que se libró en Sierra Elvira y en la que hallaron muerte los infantes Don Juan y Don Pedro. Según Aben-Fahde-allah, el cadáver de este último, metido en un ataúd, fue colocado a guisa de trofeo de su victoria sobre la Puerta del Vino.

Finalmente, señalar que se descubrió una mazmorra en 1923 escombrada que hoy se conserva disimulada junto al flanco norte de la Puerta y en la que se encontraron curiosos objetos que fueron inventariados. 

La Puerta del Vino pertenecía al muro de circunvalación
que cerraba por el oeste, derribado en 1555 para cubrir el
foso que había frente a la Alcazaba
y hacer la Plaza de los Aljibes

Puerta del Vino vista desde la Plaza de los Aljibes, frente a la alcazaba