¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

domingo, 31 de agosto de 2014

Aljibe de la Vieja

Este aljibe se encuentra bajo el jardín de un carmen y fue
construido en el siglo XIV según se deduce por sus características

El aljibe de la Vieja, fue conocido en el siglo XVII como aljibe de la Rábita (por pertenecer a la Rábita Aceituna), y también fue conocido como Yami' al-Zaytuna o Aljama del Olivo. El interior del aljibe mide 4.89 metros de largo por 2.35 metros de ancho y 4.04 metros de altura. 

La boca del aljibe esta cubierta por una bóveda inclinada
tras un arco de herradura y cuenta con dos nichos en los
laterales de los que se desconoce su función
Cuenta con una nave con capacidad para 31 metros cúbicos bajo una bóveda esquifada que se corta ortogonalmente con una segunda de medio cañón. A partir de un pequeño resalte se une los muros de la ladrillo -dispuestos en soga y tizón- y las bóvedas que cuentan con una cinta rehundida que se desarrolla por sus claves. La mayor parte las bóvedas y de los muros están recubiertas por un enfoscado de mortero de cal blanca, si bien algunas zonas es de color almagra, mientras que el suelo, en ladrillo, esta rodeado en su perímetro por mortero que parece de poca antigüedad.

Cementerio hispanomusulmán nazarí de La Zubia

Hasta el momento han salido a la luz una docena de esqueletos
situados a la izquierda de la vía según se accede desde Graanda en
 dirección al pueblo de La Zubia, cerca de la rotonda de la Ronda Sur
Las recientes obras en la carretera de La Zubia han dejado al descubierto un cementerio musulmán del siglo XIII y XIV, incluso hace algo más de un mes se hallaron también restos de muralla en tres zonas distintas. Los trabajos de excavación arqueológica, dirigidos por Esther Rull, han consistido en detectar todas las fosas de enterramiento hasta localizar las cubiertas y los restos óseos. Una vez localizados, fueron limpiados cuidadosamente, fotografiados, tomados los datos métricos y realizada una planimetría de la zona correspondiente. Finalizado el estudio in situ se han recogido individuo por individuo, guardados los restos arqueológicos y depositados, como dicta la ley, en el Anatómico forense (para determinar con la máxima certeza su género, edad aproximada y fecha de la muerte, así como otros posibles datos que se puedan desvelar por los análisis) o en el Museo Arqueológico Provincial (donde se podrán investigar académicamente para conocer más sobre esta época). Todos estos hallazgos están a la espera de que los expertos de Cultura de la Junta de Andalucía -quien tiene las competencias en materia de conservación del patrimonio histórico- ofrezcan una conclusión oficial tras ser catalogados y determinado su valor.

Se han documentado restos de diecinueve enterramientos
aunque son ocho los individuos encontrados completos
Los primeros trabajos arqueológicos fueron autorizados el pasado mes de julio en la zona conocida como Los Nogales, en la margen izquierda de la calzada según se asciende a La Zubia (junto al Cortijo de la Marquesa, donde se hallaron restos de la almunia, sobre restos de una villa romana) cuya duración se extendió hasta agosto, aunque paralelamente a la finalización de estos trabajos, comenzaron las excavaciones en Cobertizo 2 donde se encuentra parte de la necrópolis y Cobertizo 3 donde se ha localizado un asentamiento.

Tanto el conjunto de la necrópolis, como la orientación de
las fosas, las cubiertas de tejas, la posición en decúbito lateral
de los individuos, demuestran que se trata de un cementerio nazarí
La segunda parcela, la más extensa en superficie y que se encuentra en el lado derecho de la carretera, muestra los restos de una mezquita o ermita (en árabe az-zawia, probablemente antecedente del topónimo La Zubia) y el yacimiento de la necrópolis junto a los restos del templo islámico, pero al otro lado de la carretera.

Entre el material recogido se incluye parte de las cubiertas de tejas,
típicas de los enterramientos musulmanes del siglo XIII y XIV,
época en que fueron inhumados los cadáveres encontrados
Los cuerpos se encontraban a algo más de un metro de profundidad y fueron descubiertos en las prospecciones previas a las obras de la carretera, cumpliendo con la declaración ambiental unificada de las obras. Bajo una gruesa capa de sedimentos que ha ido creciendo a lo largo de los siglos, fruto de la tierra añadida por los agricultores y las inundaciones, el cementerio hispanomusulmán estaba cubierto por una capa artificial de gravilla, como se aprecia en el corte estratigráfico del terreno.

Uno de los primeros cuerpos desenterrados pertenece
a una mujer, -como la mayor parte de los restos
descubiertos, que son de mujeres- de unos treinta años
 de edad, y que a juzgar por los huesos de la pelvis,
habría sido madre al menos una vez en su vida
Según Esther Rull, responsable de la excavación, es muy probable que el cementerio se prolongue más allá de la superficie que se ha excavado, aunque no se buscarán más restos por el momento, ya que estos trabajos forman parte de las obras de ampliación de la carretera y no de un trabajo arqueológico como tal.

Algunos esqueletos no se extraerán completamente, ya que
parte de ellos se encuentran fuera de la zona de trabajo
En el yacimiento de los Nogales, junto al Cortijo de la Marquesa, se hallaron los restos de una villa romana; este hallazgo, junto a la orientación de los restos de viviendas encontrados en estos trabajos arqueológicos, permite deducir que la carretera actual que une La Zubia con Granada discurre por encima del camino original que unía ambos asentamientos. Sobre la villa romana se levantó la almunia nazarí de Darabenaz.

Esta fotografía muestra el trabajo de los arqueólogos durante
la intervención en el cementerio nazarí de La Zubia

sábado, 30 de agosto de 2014

Cementerio de los Extranjeros

Cármen de los Mártires de Granada; el cementerio de los extranjeros
se levantaba en la colina donde se levanta actualmente

El Cementerio de los Extranjeros se encontraba situado en el extremo oriental del arrabal de la Loma. En la colina donde actualmente se levanta el Carmen de los Mártires, estaban las mazmorras de los cautivos cristianos y por la propia condición de cautivos,es lógico pensar que fuesen enterrados en las inmediaciones del lugar donde sufrían su condena una vez que hubieran muerto.

lunes, 25 de agosto de 2014

Casa de Yanguas

La Casa de Yanguas es una casa morisca del siglo XVI
Aunque en origen se trataba de una casa morisca por la que se accede por el número dos de la calle de Yanguas, fue unida a otra casa en la década de 1980. Un intento por restaurarla a quedado parado por el momento. 

A través de un arco de herradura apuntado se accede a
un zaguán que conduce directamente al jardín de la casa
La casa se desarrolla en torno a un patio con crujías en tres lados, contando el lado septentrional con pórtico y galería, ante las salas principales. En el centro hay una pequeña alberca con azulejos originales en sus bordes y una fuente circular en un extremo. Bajo el cenador del lado oeste se conserva un aljibe cuyo brocal esta decorado con un gran mascarón y junto a él una escalera conduce a la planta alta y a la torre.

Por un arco de yeso con tacas se accede a la sala principal de la planta baja, que cuenta con dos ventanitas sobre el arco cubiertas por celosías. Mientras que la sala situada encima conserva todos los elementos característicos de las salas polivalentes nazaríes: almatraya o cuadro de azulejos en el pavimento situado junto a la puerta, alacenas en los muros situados a ambos lados del arco de acceso y alhanías o alcobas con techo plano en los extremos de la sala. Su ámbito central se cubre con una armadura de cuatro vertientes con tres pares de tirantes, decorada con pinturas, mientras que en los elementos de carpintería se puede distinguir rasgos ornamentales nazaríes, góticos y renacentistas propios del arte morisco o mudéjar.

A la calle Yanguas se llega desde la Cuesta del Chapiz

domingo, 24 de agosto de 2014

Biografía de reyes: Mohammed XIII o "El Zagal"

Predecesor: Muley Hacén
Sucesor: Boabdil

Olegar Fedoro, actor ucraniano, interpretó a Mohammed XIII
El Zagal en la serie de TVE "Requiem por Granada" en 1990
De los tres reyes nazaríes que lucharon por el trono del reino de Granada en su última etapa, (Boabdil y su padre Muley Hacén son los otros dos) sin duda el gran desconocido fue Mohammed ibn Sad, que pasó a la historia con el sobrenombre de al-Zagal o Valiente que le pusieron su compatriotas.

Debió nacer entre 1437 y 1450, siendo el segundo hijo del rey Saad y por tanto hermano menor de Muley Hacén y tío de Boabdil. Fue casado con una hija del rey Yusuf IV con la intención de atraer el favor para su padre, el rey, de las distintas fuerzas políticas de Granada, especialmente de los Abencerrajes.

Antes de ocupar el trono con el nombre de Mohammed XIII, su vida pública se desarrolló en paralelo a la de su hermano mayor Muley Hacén, vinculando sus acciones. Por ejemplo, cuando su hermano es coronado, El Zagal encabeza en Málaga una sublevación en 1464 apoyada por los Abencerrajes que se refugiarán allí. Podemos pensar que, muy probablemente, esta familia, llevada por el odio al recién nombrado soberano, será la que alentará e inspirará las pretensiones de El Zagal por tomar el poder del reino de Granada. Pero fueron vencidos y El Zagal volvió a la sumisión hacia su hermano, manteniéndose fiel mientras que duró su reinado, incluso cuando fueron exiliados a Málaga por la revuelta de Boabdil en 1482. En Málaga, El Zagal permanecerá junto al depuesto rey. Prueba de esta fidelidad esta en la batalla de la Axarquía, donde ambos hermanos lucharon juntos al frente de sus tropas contra los cristianos alcanzando el triunfo.

En 2013, el actor Javier Mora da vida al personaje de El Zagal
en la segunda temporada de la serie de TVE "Isabel"

Tras la batalla de Lucena donde Boabdil cae preso, Muley Hacén y El Zagal regresan a la ciudad de Granada. Aunque recupera el poder, Muley Hacén se encuentra muy deteriorado, mental y físicamente, agravado por un régimen de vida desenfrenado que le llevará a un rápido final. A principios de 1485, aunque continua siendo el soberano, es El Zagal quien llevará el peso y la iniciativa de las acciones, principalmente las militares, precisamente las que le dieron su apelativo. En febrero ataca a su sobrino Boabdil obligándole a retirarse a Guadix y posteriormente a Almería, donde se refugia tras su pacto con los Reyes Católicos.

Con la intención de que Fernando el Católico desistiera de atacar Málaga, refuerza sus defensas y aumenta la fortificación, pero deja el resto de la frontera muy desasistido. Los cristianos dirigen entonces sus esfuerzos a la conquista de Ronda, el punto principal y más activo de la lucha fronteriza, y tras un violento ataque de artillería, cae en sus manos en mayo de ese mismo año, suponiendo no sólo la pérdida de esta ciudad, sino de toda la serranía del mismo nombre y de Marbella.

Con Boabdil en tierras castellanas y Muley Hacén en un precario estado de salud, es el momento para que El Zagal se haga con el poder absoluto, reclamando el título de soberano para sí mismo, contando con el apoyo de los alfaquíes y del pueblo, que valoraban su capacidad militar y temían la pérdida del último reducto islámico en la península.

El Zagal manda a su hermano a Salobreña, junto a los dos hijos de Soraya, reteniendo a ésta en Granada para planear un matrimonio con ella con la intención de que le descubriese la fortuna que poseían tanto ella como Muley Hacén. Sin embargo ella rechaza la propuesta y jugando el papel de regente ante la ausencia de su marido, Soraya propone la posibilidad de coronar a su hijo mayor, pero los alfaquíes lo desaconsejan y le piden que deje paso a su cuñado en el camino al poder.

Siendo ya rey, quiso buscar el apoyo de los musulmanes del Norte de África, por lo que envía emisarios a Fez y Tremecén pidiendo ayuda, pero no colaboran ya que ven sus relaciones con Castilla más ventajosa que el apoyo a sus hermanos de religión.

Su primera victoria frente a los cristianos fue en el primer ataque a la fortaleza de Moclín, considerada como la llave para entrar en Granada; Fernando el Católico, asentado en Alcalá la Real lanza desde allí su ataque, pero descartada la toma de esta plaza, se dirigen contra Cambil, Iznalloz, Montejícar y otras situadas en los Montes de Granada con mayor suerte.

Aprovechando sus buenos resultados como primer año como monarca en 1485, Mohammed XIII ordena la acuñación de moneda a su nombre, llevada a cabo en la ceca de la Alhambra. Sin embargo, al año siguiente su suerte cambia: Fernando el Católico manda de regreso a Boabdil a Granada y se siembra la división interna en el reino, donde una parte de la población deseaba la paz tras años de lucha continua.

La Alhambra y el resto de la ciudad permanecen fieles a El Zagal pero el Albaicín se levanta estallando así una guerra civil sangrienta que sólo se detendría por la intervención de los alfaquíes que consiguen un acuerdo entre los dos oponentes. Boabdil renunciaría al trono y reconoce a Mohammed XIII como el legítimo soberano a cambio de conservar el dominio de una parte del territorio oriental del reino, con Guadix, Baza, Vera y la comarca de los Vélez como puntos más importantes. Este acuerdo suponía una ruptura entre Boabdil y Fernando el Católico, por lo que los granadinos temen el siguiente paso de los cristianos. El Zagal queda en Granada al frente del gobierno mientras que su sobrino se desplaza a Loja para detener el avance cristiano, pero vuelve a ser hecho prisionero tras la derrota de la ciudad en 1486 y la Vega queda en manos del enemigo.

Un nuevo acuerdo entre Boabdil y Fernando el Católico reaviva la guerra civil en Granada, pero esta vez sí da resultado, quedando El Zagal confinado en la Alhambra. El reino se divide entre dos soberanos: El Zagal que controla las ciudades de Almuñecar, Salobreña, Almería, Baza y Guadix.

Cuando Vélez Málaga es sitiada por los cristianos, El Zagal corre a socorrerla, pactando con su sobrino una no agresión durante su ausencia, pero Boabdil incumple su promesa y toma el control de toda la ciudad. Al mismo tiempo Vélez Málaga cae en poder de los cristianos, mientras que el destronado monarca se refugia en Almería. Desde allí se prepararía para luchar contra su sobrino y contra los Reyes Católicos.

Vista de Almería desde su alcazaba; desde 1486 hasta 1489,
Mohammed XIII El Zagal se refugia en esta ciudad desde
donde seguirá combatiendo a sus enemigos, incluido su sobrino
En agosto de 1487, el reino de Granada sufre un duro golpe al perder la ciudad de Málaga ante el avance de Fernando El Católico. Sin embargo, el desgaste sufrido por parte de los cristianos en su empeño por tomar la capital malagueña produce rencores y discordias internas entre los Reyes Católicos, agravadas por deserciones en el ejército. Estas vacilaciones son aprovechadas por El Zagal para encontrar un respiro ante su desesperada situación e intenta encontrar un apoyo exterior, esta vez con el sultán mameluco. Esta ayuda llegó inútilmente en modo de carta: a través de la Iglesia de la Resurrección de Jerusalén, que la hizo llegar al reino de Nápoles, informando a los Reyes Católicos que o cesaban los ataques contra los granadinos o los mamelucos tomarían represalias contra los miembros del clero de la citada Iglesia de la Resurrección. Esta amenaza no llegó a los Reyes Católicos hasta 1489, mientras se encontraban sitiando Baza, sin afectar la marcha de las operaciones, entre otros motivos porque un año antes (1488) se habían establecido relaciones comerciales entre ambas partes.

Sin embargo el destino ayudaría a Mohammed XIII cuando en 1488, unas epidemias se extendieron por Andalucía quebrantando el ánimo cristiano. Esto permitió a El Zagal mantenerse firme, defendiendo sus fronteras e incluso lanzando ataques contra sus enemigos.

Mohammed XIII El Zagal era combativo; los ataques no lo reducían, por el contrario le hacían crecerse y buscar el modo de devolver el golpe recibido, sin bajar la guardia y dejarse abatir, sino respondiendo con más contundencia de los que había sufrido. De ese modo se incursiona en Alcalá la Real apoderándose de algunos rebaños, recupera el valle del Almanzora y la sierra de los Filabres, perdida un año antes, y desde Almuñecar conquista Torrox y Nerja, terminando con la entrada victoriosa en el Padul y Alhendín, a la vista casi de Granada. De este modo respondía a la ofensiva que los Reyes Católicos habían lanzado desde Lorca contra Baza y Guadix.

Los Reyes Católicos no necesitaban más pruebas para darse cuenta de que, mientras El Zagal tuviera confianza en sus fuerzas, no podrían pactar con él. En respuesta redoblaron sin tregua sus ataques. Estudiaron el territorio bajo el control de Mohammed XIII, decidiéndose a atacar Baza, ciudad de menor población que Guadix, pero de gran valor estratégico.

Centraron sus recursos en sitiar a la población bastetana en la segunda quincena de 1489. La ciudad estaba dispuesta a resistir con los refuerzos recibidos desde Almería, sin embargo sus campos habían sido asolados y sus huertas arrasadas con el objetivo de privarlos de cualquier tipo de abastecimiento. La lucha duró cinco meses, hasta la llegada del invierno. La caída de Málaga sirvió de escarmiento -sus habitantes fueron hechos esclavos- y El Zagal se inclinó por una capitulación honrosa. El 4 de diciembre  de 1489 sus habitantes abandonan la ciudad llevándose los enseres que pudieron. La caída de Baza supuso también la entrega del valle de la Almanzora y la sierra de los Filabres, y a los pocos días Almuñecar y Salobreña capitulaban.

Los dominios de El Zagal se vieron reducidos a Almería y Guadix, por lo que, doblegado duramente, el 10 de diciembre de 1489 firma unas capitulaciones en las que se contemplaba su situación personal y el detalle de la entrega de las principales ciudades que habían estado bajo su control. Entre otras condiciones, durante un año se permitía el libre paso de sus gentes al Norte de África llevando con ellos sus pertenencias. A Mohammed XIII se le reconocía la soberanía de un territorio formado por los distritos de Andarax, Lecrín y Lanjarón sobre el que tendría control absoluto y libertad total dentro del mismo, la mitad de las rentas de las salinas de La Malaha y la cantidad de 20.000 castellanos de oro.

El Zagal se mostró generoso con la viuda de su hermano, Soraya, -quien aún se mantenía a su lado- y con los hijos que tuviera con Muley Hacén, los infantes Saad y Nasr, a los que entregó parte de los bienes estipulados en las capitulaciones.

Esta situación apenas duró unos meses debido a las disidencias internas que provocaron una revuelta en junio de 1490, junto a las presiones externas de los partidarios de Boabdil -campañas de desprestigio que le hacían culpable de los males del reino de Granada- y del bando cristiano, a las que ya no podía responder con las armas. Aplicando uno de los términos de la capitulación, que era el de devolver las tierras recibidas a cambio de 30.000 doblas castellanas, pasó al Norte de África, a Orán con los más fieles de los suyos.

Su final es confuso debido a las historias difundidas; cuentan que el rey de Fez le hizo preso y le dejó ciego, culpado de crear disensiones entre los granadinos, para terminar sus días en Vélez de la Gomera (una isla al norte de África) viviendo de la caridad hasta su muerte, llevando colgado un cartel que decía "Este es el desventurado rey de los andaluces", mientras que otra versión, la más probable, es que moriría en Tremecén, donde se ha podido identificar su tumba en la necrópolis de los reyes Zayyaníes de Sidi-Brahim.

viernes, 22 de agosto de 2014

La Casa de las Tres Estrellas

Su portada, formada por un arco apuntado en ladrillo, cuenta
con tres estrellas verdes que dan nombre tanto a la casa como
a la calle donde se ubica en el barrio granadino del Albaicín
Esta vivienda de dos alturas (aunque se construyó una más posteriormente), de origenes moriscos, y ubicada en la calle de las Estrellas del barrio granadino del Albaicín, ha sufrido modificaciones tanto en su exterior como en su interior atendiendo a criterios historicistas neoárabes.

El zaguán cuenta con elementos tales como yeserías,
 maderas y zócalos que tratan de reproducir el espíritu nazarí
Tras el zaguán se accede al jardín, dividido en dos sectores, uno que correspondía a la tradicional zona de huerto y otro constituido por la prolongación del antiguo patio original de la casa.

Los azulejos y las ventanas de la fachada son modernos
En esta casa vivió el escritor granadino Manuel Fernández y González

domingo, 17 de agosto de 2014

Baño de la calle del Agua

El mayor baño nazarí conservado en Granada, con entrada
en la casa número 1 de la calle del Agua,  pasa desapercibido
 entre diferentes viviendas, cerca de Plaza Larga.

Ubicado en el Albaicín de Granada o rabad al-Bayyazin, en la calle del Agua, es el mayor baño que se conserva de la Granada nazarí, mayor inclusive que el baño del palacio de Comares de la Alhambra, aunque peor conservado. Su construcción data del siglo XIII, al comienzo de la etapa nazarí. El baño se surtía por una acequia llamada Aynadamar o saqayat al-'Ayn al-Dama o fuente de las Lagrimas, cuyo principal ramal bajaba por la calle del Agua.

En el siglo XVI fue parcialmente demolido para que la ganancia por los materiales recuperados pagasen la ropa castellana que deberían vestir las moriscas sin recursos. Si bien ha llegado hasta nuestros días, es por sus fuertes muros y bien arriostrados para sostener las bóvedas, salvándolo de la ruina.

Contaba con una sala para desvestirse que desapareció hace tiempo, una sala de agua fría, alargada y con alcobas laterales -dividida en dos actualmente- que da paso a la sala templada a través de un arco escarzano. Esta sala, de grandes dimensiones con solería de losas de barro, 13 por 7 metros, cuenta con alcobas laterales abiertas por tres arcos de herradura ligeramente apuntados sostenidos por columnas y cubiertas por bóvedas de medio cañón con lucernas octogonales y estrelladas, mientras que la zona central de la sala estaba cubierta por una bóveda esquifada.

Dibujo de la planta del Baño del Albaicín por B. Pavón Maldonado

A continuación se pasaba a una sala caliente, cuyo suelo esta agujereado y muestra los pilares de ladrillo que la sostienen. Es alargada y con alcobas laterales como en la sala fría. Cuenta con una pila de inmersión y con una segunda como testimonia las huellas. En el centro se abre una puerta que da acceso al horno y parte de la calle de los leñadores.

Para su construcción se utilizaron capiteles traídos desde Córdoba (como en el Bañuelo) por los ziríes tras la ruptura del califato. Un par de capiteles procedente de estos baños se conservan en el Museo de La Alhambra. Esperemos que algún día se reconozca la importancia de este espacio y pueda ser abierto al público.

martes, 12 de agosto de 2014

Aljibe de San Ildefonso

El aljibe de San Ildefonso, sobre el que se construyó la vivienda
del número dos de la calle Baja de San Ildefonso que le da nombre

El aljibe de San Ildefonso fue construido entre los siglos XIV y XV, posiblemente coincidiendo con el amurallado del extremo noroeste del arrabal del Albaicín, zona conocida como barrio de la Calzada o Rabad al-Rasif por lo que en otros tiempos se le conoció como aljibe de Rabadasif

Actualmente la vivienda y la zona en general se encuentra
en estado de abandono y semirruina

Este aljibe se encuentra situado bajo la casa número dos de la Calle Baja de San Ildefonso, esquina con un callejón sin nombre. Del mismo modo que el callejón, el exterior del aljibe, hoy enrejado, despierta poco interés, tal vez por los daños que sufriera por una tormenta ocurrida el 13 de junio de 1728.

A pesar de estar enrejado, el aljibe acumula suciedad

Su interior cuenta con una nave de planta rectangular (4.4 metros de largo por 2.93 metros de ancho), con solería de hormigón de cal y cubierta por una bóveda de medio cañón que arranca de las paredes desde una moldura, dando una altura máxima de 4.20 metros, permitiendo almacenar hasta 39 metros cúbicos de agua.

domingo, 10 de agosto de 2014

Aljibe de Paso o de San Gregorio

Aunque no existen datos concretos para datar el Aljibe de Paso,
por sus características constructivas debe ser nazarí
Situado en la Calle de San Gregorio Alto, se conoce también por Aljibe de Paso por cruzarse con el principal ramal de la acequia de Aynadamar, que entra en el recinto del Albaicín a través de la muralla de la Huerta de la Albérzana, desde la que se dirige por el callejón del mismo nombre hasta este aljibe, por lo que el caudal era constante y no era necesario ajustarse a un horario determinado para su llenado de agua como sucedía con otros aljibes.
Antiguamente, la rasante de la calle estaría unos 65 centímetros
más baja, pues a ese nivel se conserva una gran losa de piedra
de Sierra Elvira que servía de brocal original sobre el que se colocó
una losa moderna de piedra, además de recortar parte de la bóveda
transversal por la que anteriormente se abría la boca
La planta interior es rectangular, con solería de baldosas de barro cocido de 30 x 22 centímetros (con un lebrillo de cerámica empotrado en el suelo en el lugar por donde recibe el agua), cubierta por una bóveda de medio cañón cruzada a su vez por otra formando aristas. En sus claves presentan cinta rehundida y arrancan de los muros a partir de un pequeño rasante. Tanto los muros como las bóvedas son de ladrillo, conservando algo del enlucido de las paredes en color almagra sobre enfoscado grisaceo. Los muros particularmente estan formados por hiladas de soga y tizón.

Vista del trasdós de las bóvedas de la nave, más una tercera
que protege la boca del aljibe y que es de construcción moderna
como el resto del conjunto que forman esta especie de placeta

La neve se sitúa transversalmente con respecto a la boca para adaptarse a la dirección de la acequia cuya capacidad es de 12 metros cúbicos de agua, con unas dimensiones de 4.12 metros de longitud por 1.60 de largo y 3.34 metros de altura.

viernes, 8 de agosto de 2014

Mezquita Mayor del Albaicín (actual Iglesia del Salvador)

El patio conserva sus galerías originales en el lado nordeste y
noroeste, donde se situaba la entrada a la mezquita
En el lugar que actualmente ocupa la Iglesia del Salvador en el Albaicín de Granada (convertida en iglesia por el cardenal Jimenez de Cisneros en 1499), se levantaba la que sería la mezquita aljama o mezquita mayor del arrabal en época nazarí, de la que aún se conserva su patio porticado o atrio.


Las galerías de los lados menores son dobles y se alineaban
con las extremas de la sala de oración de la mezquita aljama
Los restos de la mezquita se conservan integrados en la actual iglesia, como el muro del lado suroeste y a la fachada de la Placeta del Salvador, reconstruido en 1542. Sin embargo el muro de la qibbla, en el lado opuesto al patio, fue demolido cuando fue terminada la capilla mayor, añadida a la sala de oración del templo islámico. esta sala de oraciones se dividía en nueve naves con diez arcos y columnas cada una, de las cuales la central era más ancha, mientras que las de los extremos eran más angostas. La antigua sala de oración musulmana fue usada para la liturgia cristiana, sin modificaciones notables, hasta 1590, cuando se terminó de construir la capilla mayor. A continuación se derribaron las tres naves centrales para sustituirla por una nave principal y única, aunque inicialmente se pensó en realizar dos laterales.

Maqueta de la Iglesia del Salvador, con el patio en primer término

La distribución de la planta coincidía con la habitual en Al-Ándalus para las mezquitas importantes: sala de oración perpendicular a la qibbla y patio en el lado opuesto a esta, con galerías en tres de sus lados, mientras que el cuarto lo ocuparía la fachada de dicha sala.

El muro de la qibbla fue demolido al terminarse el interior
de la iglesia (en esta imagen). La orientación de esta mezquita,
cuya qibbla señalaba con bastante precisión el sureste, era
coincidente con otras conocidas de época nazarí, rompiendo
con la costumbre almohade de orientarla al sur

La primera referencia escrita sobre esta mezquita se debe al viajero alemán Jerónimo Münzer quien la visitó entre el 22 y 26 de octubre del año 1494 (cuando la mezquita aún mantenía el culto islámico de acuerdo a lo pactado en las Capitulaciones), quien al describir el arrabal del Albaicín indicaba que en  él había "una bellísima mezquita, de ochenta y seis columnas exentas, que es menor, pero más bella que la mezquita mayor de la ciudad (donde se encuaentra actualmente la Catedral de Granada), con un bellísimo jardín sembrado de limoneros". En realidad, desde el siglo XVI se le conoce como "Patio de los Naranjos" posiblemente naranjos amargos -especie ornamental utilizada en la península desde el comienzo del dominio musulmán, siendo el limonero menos frecuente por su delicadeza, y que no fue introducido hasta el siglo XII-, pero el escritor los confundió, porque los cítricos no eran habituales en la Alemania del siglo XVI y por visitarla en una época en que los árboles no tenían fruto.

En las grandes mezquitas de Al-Ándalus, como la omeya de
Córdoba y la almohade de Sevilla, había árboles en el patio
El arrabal del Albaicín, es un asentamiento que data de inicios del siglo XIII, poco antes del establecimiento de la dinastía nazarí, y que fue cercado por una muralla en el siglo siguiente. Era independiente de la Medina de Granada, dotado de jueces y gobernadores propios. En ese carácter de autonomía, le permitió disponer de una mezquita mayor equiparable a la de la Medina, aunque algo menor en tamaño.

Las dimensiones exteriores de la mezquita eran de 32.20 metros
de ancho por 42.4 de largo, de los cuales 26 metros correspondían
a la sala de oración y los restantes 16.4 metros al patio. En la
fotografía sillares de la fachada de la iglesia que pudieron pertenecer
a la Mezquita Mayor o Aljama del arrabal del Albaicín de Granada.
La Iglesia del Salvador, junto al museo y principalmente el patio almohade conservado, es visitable pagando una entrada de 75 centimos.

Horario de misas de la Iglesia del Salvador en el Albaicín de Granada

jueves, 7 de agosto de 2014

Hisn Gaviar (Torreón nazarí de Las Gabias)



La Hisn Gaviar o Torreón de Las Gabias (Gaviar) es el
monumento más emblemático del municipio. Construido en
el siglo XIV, fue tomado por González Fernández de Córdoba
  (El Gran Capitán) el 26 de abril de 1491, apresando a treinta cautivos
Llevo meses intentando acceder al interior del torreón nazarí de Las Gabias, pero hablar con la persona responsable del ayuntamiento es misión imposible: cuando no está en el despacho, esta de vacaciones, o librando, sólo se puede concertar cita por la mañana de lunes a viernes... Si alguien lo quiere intentar, que llame al ayuntamiento o bien a una oficina de turismo que tienen cerca cuyo teléfono es 958574448.

Donde originalmente existía una ventana, fue colocado un
balcón en el siglo XVI, hacia la plaza, con rejería de la época
La torre esta situada en el límite occidental de la Vega de Granada, en el comienzo del secano, cerca del cauce original del río Dílar, a una legua de distancia de la capital nazarí. En su época debió de estar rodeada de una superficie pedregosa de carácter volcánico, cercana a un cruce de caminos. Posiblemente fue mandada edificar por Mohammed III, junto con otras cuatro repartidas por el reino (Benaxalar -cerca de Alhendín-, Dílar, El Padul y La Malaha) con la intención de que sirivieran de refugio a los agricultores ante algaradas cristianas, y fue donada a "El Zagal", siendo en 1572 propiedad de María Zagal (posiblemente descendiente del penúltimo rey de Granada y tío de Boabdil).

Lo cierto es que este torreón es peculiar principalmente por la decoración nazarí interior que guarda: yeserías y azulejos del siglo XIV, atípicas en construcciones defensivas de este tipo (posiblemente decoradas en épocas distintas porque una es más tosca que otra) y por su excelente estado de conservación. En esta torre se recogen dos inscripciones en los arcos de las alacenas de la escalera de comunicación entre plantas. El de la planta primera a la segunda "La Gloria eterna y el reino duradero" y en la de la que conduce a la tercera "Para tí la salvación y la gloria eterna".

Sobre estas líneas, yeserías del interior de la Torre de Las Gabias,
contrastando la fina decoración interior con la solidez externa

De muros de tapial y planta rectangular (8 metros por 11 metros) cuenta con quince metros de altura, manteniendo tres de las cuatro plantas con las que contaba en su origen -en el siglo XVI perdió una de ellas-. Su trazado es complejo e irregular. En primer lugar la planta baja se levanta con gruesos muros que van de 1,20 a 1,70 metros de grosor, esta formada dos naves y con sendas cubiertas toscas de bóveda -apuntada la primera y escarzada la segunda- unidas por una de aristas por el centro, con gruesos muros, sin comunicación con las restantes y con una entrada independiente en el exterior. A continuación, la primera planta, con un acceso desde la casa señorial del siglo XVII-XVIII adosada en el extremo este, con una disposición similar a la planta inferior, pero con espacios más amplios y cubierta de tres medios cañones, siendo el central-transversal más elevado que los otros, lo que origina lunetos en el encuentro. En esta planta hay una escalera (de época cristiana), abovedada y desarrollada transversalmente que lleva a la segunda planta. En el trozo de escalera que sube desde ella a la siguiente planta, y en las contrahuellas de los peldaños de la escalera existente en la casa adosada, quedan restos de azulejos nazaríes como también los hubo en la parte central de los pavimentos de varias salas, en los poyos, bajo los nichos y en los alféizares de las ventanas. La segunda planta cuenta con una única estancia con una ventana que mira al norte, techo de vigas de madera apoyadas sobre zapatas, viguetas transversales y tablazón. En el segundo tramo de escalera, similar a la de la planta inferior, se accede a la azotea, y que originalmente llevaría a una tercera planta cubierta con sendas bóvedas.

La Iglesia de La Encarnación, en el mismo municipio, se
levanta sobre el lugar que ocupaba una antigua mezquita
hasta que por la bula de erección de 1501 fue demolida

sábado, 2 de agosto de 2014

Aljibe de San Bartolomé

El aljibe, a la derecha de la fotografía, se encuentra adosado
a la fachada de la iglesia de San Bartolomé, construida en el
siglo XVI sobre la mezquita al-Burriyani
De difícil clasificación cronológica, podría decirse que el aljibe de San Bartolomé fue construido a lo largo del siglo XIII por su ubicación en el arrabal del Albaicín de Granada. Esta construcción hidráulica se encontraba visculada al Yami al-Burriyani o mezquita de al-Burriyani, nombre patronímico que hacía referencia a una persona natural de Burriana, municipio de Castellón. 

Aljibe de San Bartolomé, de fábrica modesta, cuenta con una
boca más que ha quedado en el interior de la iglesia
De nave rectangular, cubierta por una bóveda esquifada cortada perpendicularmente por otra de medio cañón, y solería compuesta por baldosas de cerámica colocadas en hiladas alternativas que se desarrollan paralelas al lado mayor. Los muros son de tapial en la nave y de ladrillo en el tramo oblicuo en cuyo final se ubica la boca del pozo. La boca del aljibe se halla cubierta por otra bóveda inclinada, resultado de la adaptación del aljibe al templo cristiano; esta bóveda fue perforada con objeto de abrir un brocal que facilitase la extracción de agua desde la capilla bautismal del interior. Las dimensiones del aljibe, cuya capacidad es de 30 metros cúbicos, es de 5.29 metros de largo por 2.67 de ancho y 3.70 metros de altura.

El aljibe de San Bartolomé cuenta con un saliente de bóveda
de medio cañón que protege su entrada exterior, pero que
queda semioculta en el muro de la iglesia del mismo nombre