¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

sábado, 17 de junio de 2017

Bodas nazaríes


Las leyes nazaríes en aspecto de matrimonio, eran muy similares a las de cualquier país musulmán de su entorno. La mujer estaba sometida al hombre por voluntad divina y se permitía la poligamia (pudiendo casarse el marido hasta con cuatro mujeres si su condición económica lo permitía), pero no la poliandria, aunque el marido estaba obligado a mantener a su esposa y no podía tocar nada de la dote de su mujer e inclusive la esposa podía pedir que su marido le ofreciera una segunda vivienda si éste se casaba por segunda vez.

El novio aportaba económicamente para la autonomía de la mujer en caso de que el marido faltase, mientras que la novia aportaba el ajuar. En los acuerdos matrimoniales entre las familias pudientes nazaríes se comenzaba negociando la dote o nafaqa que recibiría la novia: esclavos, tierras, vestidos, joyas, perfumes. Estas donaciones se conocían como hadiyya o regalo. Estos pagos solían realizarse en dos partes, una adelantada a la boda (al-naqd) y la restante (al-kali al-baqi). Tras haberse fijado las condiciones económicas se cerraba este contrato, especificando que se había realizado según la palabra de Dios y la Sunna del profeta Mahona, deseando a los contrayentes buena suerte (al-sa'd), éxito (tawfiq) y abundantes favores en esta y en la otra vida.

El día de una boda o nikah se fijaba por el munayyin o astrólogo, sin dejar al azar la fecha para la celebración, ya que creían que los astros podían ser los responsables de la desgracia en un enlace matrimonial. 

La preparación de la novia requería al menos una semana, que se celebraba entre todas las mujeres, solteras y casadas de la familia, gastándose bromas, bailando en la privacidad de la casa (en la zona reservada sólo para las mujeres), despojándose del jimar o incluso realizando alguna indecencia, como corretear en paños menores por la casa.

El cuerpo de la novia se bañaba en un ritual realizado en una cuba de duelas de madera, masajeando su cuerpo con aceites y enjabonándose cuidadosamente su cabellera para conseguir un pelo suelto y sedoso, se perfumaba con almizcle (que se consideraba el perfume de los esponsales) además de hacerse la manicura en pies y manos y embadurnando con un mejunje acaramelado para la depilación corporal.

Se le tatuaba con alheña para espantar la mala suerte y desear fertilidad, y mientras que la tela lo permitiera, el vestido de novia se heredaba de generación en generación entre las familias humildes, mientras que en las ricas, el vestido era de nueva creación. En el reino nazarí de Granada, a diferencia de las novias en otras tierras musulmanas, tradicionalmente se vestía a las novias con una alcandora (camisa) y zaragüelles blancos, mientras que el novio sin embargo vestía un albornoz negro

Se celebraba una ceremonia en la mezquita en la que el imán o sacerdote leía unos pasajes del Corán para transmitir paz, sosiego y fidelidad a los contrayentes. Los novios firmarían después un certificado matrimonial y comenzaría la esperada celebración. Todos los presentes voceaban algaradas y albórbolas de alegría mientras duraban los esponsales, que dependiendo de la categoría de los contrayentes, las costumbres islámicas y la tradición granadina, podría durar entre cuatro y siete días.

Contrato de esponsales 
("Documentos arábigo - granadinos", traducidos por Luis Seco de Lucena) 

En el nombre de Dios clemente y misericordioso.

Dios bendiga y salve a nuestro señor Mahoma, a su familia y a sus compañeros. Loado sea Dios, el cual ampara y salva a sus siervos, los cuales son los elegidos.

Este es un feliz y bendito contrato de esponsales pactado, con la gracia y el concurso de Dios, por manifiesta vía y procedimiento legal, entre el excelso visir, el muy afortunado, notable, generoso y creyente... y la virgen feliz..., hija del notabilísimo jeque... ya difunto, mediante un azadaque (dote) compuesto por seis dinares de oro al cambio corriente, un campuz (toca), un almaizar (banda de tela) murciano de seda de cinco rayas, un foxtul (velo), grande de lino, un almaizar baezí de seda y un atabaque con perfumes y adornos, todo lo cual recibe para la novia su hermano..., el cual se hace cargo de ello y libra cumplida carta de liberación de pago al esposo...

La madre del cónyuge varón, la casta..., instituye en "nihla" (bienes del esposo) la casa situada en la alquería de Pulianas, fuera de la capital, cuya celebridad la exime de la descripción de deslindes y además la parte que le corresponde de la herencia de su hermano... compuesta por un predio situado en Caparacena del Campo, con diecisiete marjales de extensión... una parcela de viña en Pulianas, cerca de la alquería de Jun y una viña en Los Majuelos.

Comparece..., hermana del novio, la cual le hace entrega de la parte que le corresponde en la propiedad situada en la Alcazaba Qadima, dentro de la capital, cuyas lindes no es necesario citar por ser muy conocida.

En los términos expresados se concluye este contrato, mediante el cual se completan y perfeccionan el propósito y la intención (de las partes) y en virtud del dicho divino... la desposa de acuerdo con la recomendación del Profeta de que se ha de tratar amablemente a la esposa mientras se la conserve al lado, o se la ha de despedir bondadosamente cuando se prescinda de su compañía, teniendo el esposo, por su parte, derecho a recibir de ella semejante trato, además del privilegio que le corresponde sobre la esposa...

En consecuencia, mediante el consentimiento y complacencia de la novia, se la da en matrimonio su hermano..., de acuerdo con la facultad que Dios le concedió y en atención a que ella es virgen, púber... y está exenta de toda clase de impedimentos que pudieran estorbar la celebración de estos esponsales.

Previo el requerimiento de testimonio procedente y a que tiene derecho la novia... los testigos instrumentales lo emiten invocable contra las partes a las que conocen y saben que gozan de capacidad física y legal bastante.


(Fechas y firmas rubricadas)

domingo, 4 de junio de 2017

El río Darro

Dentro del diverso conjunto patrimonial de La Alhambra destaca el Valle del Darro donde aún persisten sistemas de asentamiento, infraestructuras hidráulicas y usos del agua, ejes de comunicación históricos, actividades agrícolas de la vega media y ganaderas heredados de la cultura hispanomusulmana medieval. Todo ello desarrollado entorno al río Darro, un total de 113 bienes naturales y culturales, materiales e inmateriales, que poseen un alto valor patrimonial.

En estrecha relación con las aguas del Darro se encuentran las infraestructuras hidráulicas situadas en la planicie del Cerro del Sol y la Dehesa del Generalife por cuyas sendas se pueden disfrutar de espacios arqueológicos y naturales que ayudan a interpretar el paisaje de la Alhambra.

Vista del curso del río Darro desde el Llano de La Perdiz


Gracias a la Junta Central de las Aguas del río Darro, se han preservado los derechos históricos vinculados a los sistemas hidráulicos medievales y de riego de las comunidades de regantes y los usuarios de las aguas del río y sus afluentes como los arroyos de Beas y de Belén.

lunes, 15 de mayo de 2017

Pinturas murales de la Sala de los Reyes de La Alhambra

La bóveda de la Sala de los Reyes atesoran unas representaciones únicas en el mundo, ejemplares que son auténticas joyas: tres bóvedas revestidas con pinturas que representan escenas cortesanas del siglo XIV o principios del XV. El mal estado en que se encuentran y el peligro de que se deterioren aún más en el futuro hacen necesarios los actuales trabajos de conservación.

A lo largo del tiempo las pinturas se han visto sometidas
sistemáticamente a una serie de intervenciones que lejos
de solucionar los problemas de conservación han acrecentado
su estado de alteración, tomandose actualmente las
primeras medidas de consolidación de las pinturas,
instalando sensores climáticos en los reversos de las
bóvedas que permitirán recoger y estudiar la humedad
y la temperatura

Casi todos los autores señalan la influencia de la pintura gótica miniada en estos ejemplares que fueron realizados entre finales del siglo XIV y principios del XV, buscando su ascendente en el quattrocento del norte de Italia o incluso en el círculo de Aviñón, lo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que el Reino de Granada mantuvo una importante colonia de comerciantes genoveses y venecianos con una gran influencia en la corte nazarí. Otros hablan de pintores mudéjares como artífices de estas obras, dadas las buenas relaciones entre Mohammed V, rey nazarí que mandó construir este espacio, y Pedro I "El Cruel", que llegarían posiblemente desde Sevilla.

Se desconoce el o los artistas que crearon estas pinturas y se discute su origen
si italiano o peninsular, aunque está clara la influencia del arte cristiano en la obra

Al igual que su origen es discutible, no lo es menos su simbolismo. La pintura principal situada en el camarín central, y que da nombre a la Sala, representa a unos personajes notables ataviados con las características vestimentas nazaríes y portando la singular jineta nazarí, sentados sobre cojines y que dialogan animadamente. Estos cojines bordados generalmente en rojo sobre fondo blanco, no están apoyados directamente sobre el suelo, sino en una colchoneta estrecha y de poca altura que va a lo largo del suelo junto a la pared y que solía ir cubierta por una tela gruesa y con un dibujo generalmente con rayado de diferentes colores sobre un fondo oscuro. 

La tradición considera que se trata de los diez primeros reyes de la dinastía Nazarí, desde Alhamar hasta Mohammed V. Sin embargo carecen de atributos reales, por lo que es posible que se trate de una escena semejante a la que pudo haber ocurrido en este mismo lugar al reunirse con el rey o sin él, dignatario de la corte nazarí y doctores de la Ley.


La pintura de la qubba central de la Sala de los Reyes representa sobre fondo
azul con estrellas de oro a diez personajes sentados en sendos cojines con las
barbas aleñadas de colores diversos, destacando el verde y el rojo; destacan
en los extremos dos escudos de armas sostenidos por leones, con banda
diagonal dorada en campo bermejo que concluye en las bocas de dos dragones
Imagen a color de la bóveda central que da nombre a la Sala de los Reyes

En la exposición "El Legado de Al-Ándalus" en el Museo de la Real Academia
de Bellas Artes de San Fernando en Madrid se mostraron estas obras de
Diego Sánchez Sarabia de finales del siglo XVIII quien se
encargó de la realización de estas
copias ante una posible pérdida de estos bienes artísticos

Las pinturas de los otros dos camarines parecen estar relacionados por su temática, con episodios de leyendas caballerescas tan de moda en aquellos tiempos y en las que intervienen moros y cristianos: 


Pintura de la bóveda del camarín septentrional de la Sala de los Reyes 

Uno de los ejes centrales de la cúpula septentrional
de la Sala de los Reyes es esta fuente con dos jóvenes
dialogando, obra de Diego Sánchez Sarabia
realizada entre 1760-1761 y conservada en el
Museo de la Real Academia de Bellas Artes de Madrid

  • En el camarín norte, dos personajes, un cristiano y un musulmán, realizan una serie de actividades similares con el objetivo de ganarse el amor de una dama cristiana. Los ejes están determinados por la fuente en que una pareja aparece dialogando tranquilamente en medio de la dinámica competición caballeresca que les rodea, mientras que en el lado opuesto hay otra fuente más pequeña ante un castillo en el que asoman a los miradores cuatro personajes mientras que por las puertas salen un joven y una joven. 
A la derecha del eje aparecen escenas de caza donde un caballero musulmán
lancea a un jabalí tras el cual le acompañan dos ojeadores con lanzas y un perro.
A continuación, el jabalí abatido es transportado sobre un mulo seguido de un caballero
musulmán a pie ofrece la pieza a una doncella cristiana que con sus damas parece salir del
castillo a recibir la ofrenda mientras dos monos presencian lo que ocurre desde la copa de un árbol
-¿tal vez el mismo caballero en una escena posterior?-
 
Reproducción de Diego Sánchez Sarabia realizada entre 1760-1761 donde
aparece representado el caballero musulmán lanceando un jabalí

Escena caballeresca entre un hispanomusulmán granadino y una
doncella cristiana quien recibe de él una presa cazada

A la izquierda del eje otra escena de caza, pero en este caso se trata de
un caballero cristiano lanceando un oso desde su caballo, tras el cual un
ojeador toca la cuerna mientras que entre el ramaje de un árbol
otro toca un gran pandero para espantar a las aves.
Seguidamente un caballero cristiano con diferentes ropajes que el anterior,
alancea igualmente a un león, ayudado por otro caballero a pie con un mandoble.
Detrás, un ojeador erguido da voces y un ballestero se agacha para montar el arma.
A continuación, de nuevo, un caballero, en esta ocasión cristiano, desmontado
ante un caballo sin jinete y acompañado por un escudero con lanza, ofrece su
presa a una joven cristiana que con una compañera parecen salir del
castillo para recibir la ofrenda.

Caballero cristiano lanceando un oso, reproducción de Diego
Sánchez Sarabia realizada entre 1760-1761

Pinturas en la cámara meridional de la Sala de los Reyes
Eje central de la bóveda meridional de la Sala de los Reyes
donde aparecen representados dos jóvenes jugando al ajedrez,
copiado en 1760-1761 por Diego Sánchez Sarabia en
óleo sobre lienzo
Reproducción de la pintura original policromada de la bóveda meridional o sur

  • En el camarín sur, el caballero musulmán abate con su lanza al cristiano ante el gesto suplicante de la dama que se encuentra contemplando el torneo desde una torre. Los ejes centrales en este caso se encuentran en el patio de un castillo donde un joven y una dama juegan al ajedrez observados desde altos ventanales y por otro lado el eje formado por otro castillo (casi un poblado con alcázar) con una dama desde la torre que contempla escenas caballerescas. Completan las escenas la profusión de aves, tanto en las copas de los árboles como en el cielo, algunas en el momento de ser atrapadas por un ave de presa, mientras que la pradera aparece rebosante de vida, entre flores y animales que retozan o huyen tales como zorros, liebres, conejos, patos o jabalíes. 
En el lado izquierdo se desarrolla una fantástica aventura de liberar a una
dama de las garras de un salvaje, con la variante de que la dama lleva a un
león dormido fuertemente encadenado mientras que a la derecha un caballero
musulmán tras su adarga de cuero atraviesa con su lanza y desmonta del
caballo a un caballero cristiano mientras que una dama acompañada
de su peinadora -que porta el enorme peine habitual de la época- suplica
por la vida del caballero vencido

Detalle de la obra de Diego Sánchez Sarabia a finales del siglo XVIII donde
aparece la escena de un caballero medieval cristiano rescatando a una
doncella de las manos de un salvaje
El eje opuesto lo forman un caballero cristiano que estoquea a un oso desde
el caballo que monta, mientras que al otro lado un caballero moro encapuchado
o con pasamontañas, alancea a un gran montés, tal vez en Sierra Nevada,
dando la nota local en el conjunto

Caballero nazarí con capucha típica del siglo XIV
 lancea a un gran montés
según copia de Diego Sánchez Sarabia

¿Podría tratarse -como en 1974 sugirió Jesús Bermudez Pareja- de personajes que estuvieran reunidos al aire libre en un espacio acotado con tela ricas y acondicionado para una fiesta social mientras que a su alrededor se desarrollan escenas deportivas juveniles?

Previamente fueron dibujadas punteando los perfiles sobre la superficie de pieles de carnero imprimidas con varias capas de yeso y pintadas al temple con huevo y barnizadas, se sujetan a un soporte de madera por medio de engrudo y unos clavitos de bambú -este sistema de fijación evitaba la oxidación si los clavos eran de hierro, así como el desprendimiento por la diferencia en la dilatación- para cubrir por completo el intradós cóncavo de las bóvedas de tablazón llamadas barcas por su parecido. Las tres bóvedas fueron fabricadas en madera como cascos de barcos, en una técnica llamada "bóveda encamonada". Ensamblando las piezas en el suelo, primero se montaba el perímetro de la estructura con un falso anillo de largos peinazos de álamo blanco a los que se acoplaban las vigas curvas de medio cilindro o "costillas" que forman unos cuartos de esfera en los extremos. A continuación se clavaban unas gruesas tablas de pino en la cara interior de las vigas y que en los extremos, al ser semiesféricos, se cortaban en triángulos.

La cubierta de la Sala de los Reyes se vió modificada a partir de 1855, con
una cubierta individual para cada uno de los tres techos pintados, en
sustitución de la cubierta original, quedando el tras dos de los techos sin
aireación y produciendo un posterior deterioro que para frenarlo se
realizó un proyecto de restauración en 2006

Vista exterior de una de las bóvedas de la Sala de los Reyes de La Alhambra;
esta zona del armazón se cubría con alquitranado vegetal para que sirviera
de barrera biológica y contra la humedad al que se le sumaba un revestimiento
más de yeso para proteger el reverso, mientras que los huevos de las curvaturas
se tapaban con piezas de madera en cuña y fibras vegetales para que fuese
lo más hermético posible y protegiera las pinturas del interior

domingo, 14 de mayo de 2017

"Sultana: The complete collection" por Lisa J. Yarde

Lisa J. Yarde, natural de Barbados y residente en Nueva York, es una escritora de novelas históricas de ficción inspiradas en la Edad Media europea. Miembro de la Historical Novel Society y de la Historical Writers of America, Lisa además de escritora es blogger y crítica literaria.

Tras ambientar sus primeras novelas en la Inglaterra medieval normanda se ha lanzado a desarrollar una serie de ficción histórica en seis partes sobre las rivalidades familiares de la dinastía nazarí en su última etapa con Aixa, madre de Boabdil, como protagonista principal.

Gracias Lisa por tu email y espero que continues siguiendo el blog Legado Nazarí!




sábado, 29 de abril de 2017

Linaje de los Comixa

El linaje de los Comixa es destacado desde antiguo en la historia del reino nazarí de Granada. Uno de los ascendientes de los Comixa había sido arráez del distrito de Vera hacia el año 1316, y uno de sus hijos fue embajador del rey Yusuf I en la corte de Murcia. Otro de los antepasados de este noble linaje acompañó a Muhammed V en su destierro africano y fue nombrado visir a su regreso al trono nazarí. 

Pero si duda Yusuf ben Comixa fue el personaje más destacado de la dinastía familiar al convertirse en alguacil mayor de Granada durante el reinado del último emir, Mohammed XII "Boabdil" y participar en las negociaciones con los representantes de los monarcas Isabel de Castilla y Fernando de Aragón de las Capitulaciones para la entrega de Granada junto con el visir Abú l-Qasim el-Muleh.

Yusuf ben Comixa tuvo dos hijos varones, Ibrahim y Mohammed, así como una hija que contrajo matrimonio en Laujar de Andarax en el verano de 1492 tras la entrega de Granada a los monarcas cristianos que otorgaron beneficiosas y generosas dádivas por su participación en los pactos otorgados.

Por indicación de Hernando de Zafra, secretario de los reyes cristianos, Yusuf viajó a Barcelona como cabeza de una legación para entrevistarse con los Reyes Católicos que se encontraban allí negociando con Francia la devolución del Rosellón y la isla de Cerdeña y donde también recibieron al almirante Colón a su regreso del primer viaje a las Indias. A cambio de una buena gratificación por sus servicios por parte de los cristianos pero sin rango, ni autorización del depuesto rey Boabdil, vendió todos los bienes inmuebles pertenecientes a la familia real granadina que se encontraba confinada en Laujar de Andarax como señores de la comarca. El objetivo de los monarcas cristianos era conseguir el exilio definitivo del territorio peninsular del destronado nazarí.

Al igual que Boabdil marchó a Marruecos tras esta última traición, Yusuf ben Comixa emigró en octubre de 1493 al reino de Bugía (actualmente en territorio de Argelia). Su hijo primogénito Ibrahim, que durante años se confundió su figura con la de su padre, se convirtió al cristianismo poco después de la entrada de los Reyes Carólicos a Granada. Su bautizo, tras el que tomó el nombre de Juan de Granada, sirvió de ejemplo para el resto de sus compatriotas, lo que le valió para recibir el título de hidalguía con armas, así como bienes inmuebles y monetarios de importante cuantía. Poco después volvió a recibir nuevos presentes y atenciones de los monarcas al solicitar permiso para ingresar en la orden franciscana.

Esta lápida, en el Palacio de los Infantes, actual Parador
de La Alhambra y antiguo convento de San Francisco,
recuerda el lugar donde fue enterrada la reina Isabel I

Sin embargo, años después Juan de Granada huyó al norte de África, llegando a Bugía con habitos cristianos y convirtiéndose de nuevo al Islam y recuperando el nombre Ibrahim Comixa. En Bugía, el sultán del reino le otorgó obsequios y la tenencia (cargo hacendístico) de la ciudad de Argel, aunque se ignora si se reencontró con su padre o algún miembro de su familia allí exiliada.

En 1510, el reino de Bugía fue conquistado e incorporado al Imperio Español para impedir que sirviera de refugio de piratas musulmanes y frenar los ataques berberiscos a las costas peninsulares y a las islas del reino de Aragón. Ibrahim Comixa, viendo próxima a la armada aragonesa ofertó al responsable de las fuerzas cristianas, Pedro Bereterra "el Navarro", entregar la ciudad y retornar al cristianismo a cambio de sacar beneficio a la situación. Avisadas las autoridades musulmanas de sus tejemanejes, el gobernador argelino ordenó matar a Ibrahim Comixa acusándolo de traición.

Situación actual de Bugía en las costas argelinas

lunes, 24 de abril de 2017

"Bajo el mismo cielo y diferente estrella" por Gastón Morate


Cuando Khaled ben Majid nació en 1478 fue repudiado por su padre culpándolo de la muerte de su madre y entregado al servicio de la noble familia nazarí Comixa. Se convierte en el sirviente personal del primogénito, lo que le servirá para vivir en primera persona los estertores del reino islámico de Granada, su posterior época mudéjar y por último morisca.

Anciano y desde el monasterio de San Jerónimo de Granada, cuenta a Isabel de Portugal, esposa de Carlos I de Habsburgo cuenta como fue condenado a galeras con la intención de conseguir un indulto, cuando su señor Ibrahnim Comixa se valió de artimañas para obtener dádivas y beneficios de los nuevos reyes de Granada, los Reyes Católicos.

Claustro del monasterio de San Jerónimo de Granada, uno de los
escenarios descritos en la novela

Basada en hechos históricos, el doctor en medicina Jose Luis Gastón Morata describe con su habitual estilo la vida del protagonista, aunque en mi opinión, con una narrativa menos ágil frente a sus anteriores novelas, aunque igualmente bien documentada, recreando el final de la Granada musulmana, su corto período mudéjar y los inicios como nuevo reino cristiano.

sábado, 25 de marzo de 2017

Piezas nazaríes del Metropolitan Museum de Nueva York

En el Metropolitan Museum de Nueva York se conservan varias piezas nazaríes que destacan por su buen estado de conservación. Recientemente hablé de un casco esmaltado que identifican como perteneciente a Boabdil.

Para empezar este cinturón de una montura para un caballo, supuestamente para un miembro de la aristocracia o la realeza por su calidad de trabajo y materiales y realizada en el siglo XV en Granada. Este ornamento estaría engastado en cuero como puede verse en los detalles y fue un regalo de J. Pierpont Morgan al Metropolitan Museum en 1917.

El detalle señalado hace pensar que estas piezas estaban engastadas en cuero



Verso y reverso en cobre dorado con filigrana y esmalte

La habilidad consumada de los orfebres en la Granada nazarí es evidente también en estos elementos de collar, que combinan filigrana, granulación y esmalte. Este collar fue hallado en Granada antes 1916 y donado en 1917 por J. Pierpont Morgan al Metropolitan Museum. 

Estos elementos de un collar nazarí del siglo XV - XVI cuenta con una
inscripción latina en el colgante central "Ave María llena de gracia" lo que
no deja duda que fue utilizado por un cristiano, o quien sabe, un converso
También se expone en el Metropolitan Museum de Nueva York un plato procedente de la ciudad de Málaga, en el reino islámico de Granada, uno de los principales centros de producción de loza vidriada. 

La elección de la decoración a veces se debía a motivos islámicos,
pero también podía extraerse de las imágenes occidentales, como es
el caso de esta representación de un jinete que lanza una serpiente,
tal vez inspirada en la leyenda de San Jorge y el dragón.

El virtuosismo de sus mercancías, notable por sus patrones densos de oro brillante, a menudo acentuado con azul, era famoso. Un escritor medieval, describiendo el extraordinario alcance de la cerámica malagueña, afirmó que "todos los países claman por ello"

Vista lateral y trasera del plato de loza vidriada azul y dorada

viernes, 24 de marzo de 2017

Así será recuperado el Maristán

Las obras de rehabilitación del antiguo Maristán de Granada, el único hospital musulmán que se conserva en todo al-Andalus, serán licitadas en breve por el Patronato de la Alhambra, que invertirá en una primera fase algo más de 800.000 euros para recuperar el pabellón sur, que es lo único que queda de un edificio que se asemejó al Corral del Carbón.

Montaje infográfico sobre el aspecto que presentará el Maristán
de Granada tras su inminente restauración

El arquitecto redactor del proyecto, Pedro Salmerón, ha anunciado este viernes que se construirá una nueva cubierta que sustituya a la actual uralita que se instaló provisionalmente hace décadas. La actuación contemplará una segunda fase con un jardín arqueológico que recuperará la antigua alberca con surtidores de agua en forma de león.

El Maristán se incorporará a la visita de los monumentos del Albaicín gestionados por la Alhambra dentro del programa "Dobla de Oro" cuando concluyan las obras. Esta puesta en valor del Maristán viene acompañado de otros proyectos como las obras para recuperar la margen izquierda del Darro desde el Puente del Rey Chico al de las Chirimías, y las obras para la rehabilitación de los baños árabes de la calle Elvira que también quedan adscritos al Patronato de La Alhambra y el Generalife.

Estos proyectos son consecuencia del acuerdo firmado hoy en el Bañuelo entre el Ayuntamiento de Granada y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para que el Patronato de La Alhambra colabore en la rehabilitación del Albaicín.


martes, 14 de marzo de 2017

Cid Hiaya el-Nayyar (1432 o 1440 - 1506), bautizado como don Pedro de Granada

Cid Hiaya el-Nayyar, también conocido como Cidi Yahya Alnayar o Sidi Yahya, fue un personaje clave en la caída del Reino de Granada, siendo primo de Boabdil (último rey nazarí de Granada) y cuñado de Mohammed XIII El Zagal, y nieto de Yusuf IV

Nació posiblemente en la Taha de Marchena (actual provincia de Almería) entre 1432-1440, siendo su padre Abul Celin Aben Abrahen Alnayar (Aben Celin) y su madre Fátima «La Señora Ynfanta», y su abuelo. A la muerte de Yusuf IV en 1432 sube al trono por tercera vez Mohammed IX que persigue a los partidarios del depuesto monarca y como consecuencia de ellos poblaciones como Vélez-Blanco, Vélez-Rubio, Galera, Castilléjar y Benamaurel iniciaron negociaciones con los cristianos pasando a ser territorios de Castilla en 1436. Huyendo de la persecución de Mohammed IX muchos aprovechan la situación y marchan a Castilla. Sin embargo, Aben Celin buscará refugio en su señorío de la Alpujarra almeriense donde nacería Cid Hiaya.

Según testimonios de la época, Cid Hiaya era alto, de tez blanca, cabello rubio, ojos azules, nariz prominente, pómulos marcados y rojizos, barba puntiaguda, agradable con quien se relacionaba y de presencia tan venerable que provocaba respeto con su porte marcial y dominador, de miembros bien compuestos, muy atractivo para las mujeres.

Entre 1460 y 1461 se casa con su primera mujer, Ceti Meriem Venegas (Doña María Venegas), hija de sus tíos Ceti Meriem Alnayar y Pedro Venegas (antes Ridwan Venegas).

Al comienzo del reinado de Muley Hacén, Cid Hiaya el-Nayyar no cejará en reclamar sus derechos al trono granadino como heredero de Yusuf IV, lo que produjo luchas internas en Granada que les obligó a buscar refugio en la corte castellana de Enrique IV. El 27 de junio de 1474 Cid Hiaya y su padre pidieron ayuda a Fernando II de Aragón con el objetivo de derrocar a Muley Hacén. no obstante no lograron más que un débil apoyo militar desde Valencia en caso de guerra.

Ante la crisis entre Muley Hacén y Boabdil para ocupar el trono, consciente de que necesitaba partidarios para mantener el poder y como una política de concordia entre los dos linajes, Muley Hacén opta por conceder el cargo de visorrey de las tierras y mares de Almería a Aben Celin, cargo que heredaría a la muerte de su padre en 1480 Cid Hiaya el-Nayyar, extendiendo su influencia a Baza, los Vélez, la Taha de Marchena, Vera y Mojácar, poblaciones y tierras sobre las que ejercían poder fáctico y una preponderancia decisoria tanto por el cargo que ocupaba como la herencia familiar, lo que en esencia comportaba autoridad para nombrar y destituir a los alcaides bajo su mando de estas fortalezas. Dada su importancia política, era el tercer hombre fuerte del Reino de Granada, y estaba a favor de integrarla con Castilla.

En julio 1482, Boabdil se subleva en Guadix contra su padre Muley Hacén, controlando la costa y zona malagueña, y la Alhambra; Cid Hiaya el-Nayyar se consideraba enemigo de Boabdil y apoyaba circunstancialmente a Muley Hacén, pues siempre se consideró legítimo monarca del trono nazarí como heredero de su padre, primogénito de Yusuf IV

Considerando que Muley Hacén se encontraba muy anciano y desgastado políticamente y que tras su muerte le heredaría Mohammed XIII El Zagal, el marido de su hermana, Cid Hiaya el-Nayyar pensó que podría hacer retornar la corona a su familia. 

Al año siguiente, en 1483 Boabdil interviene en Almería y obliga a Cid Hiaya a huir a las Alpujarras, comenzando un doble juego: por un lado mantender relaciones secretas con Castilla y por otro apoyar a Mohammed XIII El Zagal y a Muley Hacén para derribar a Boabdil, quien cae preso de los Reyes Católicos el 23 de abril de 1483 y Muley Hacén vuelve a ocupar el trono del Reino de Granada.

A partir de la mitad de 1483, Yahya Alnayar, vuelve a hacerse con el mando de la alcaldía de Almería, olvidando sus intenciones de pactar con los reyes cristianos ahora que el reino nazarí está unificado bajo el poder de su cuñado Mohammed XIII El Zagal ya que en En 1485 Muley Hacén, al estar mu débil, cede sus derechos a su hermano Mohammed XIII El Zagal.

Con la liberación de Boabdil en 1484 y su regreso al trono de Granada con el apoyo militar de los Reyes Católicos, Cid Hiaya se ve amenazado y prefiere pactar en secreto el 23 de diciembre de 1485 en Alcalá de Henares, con los reyes cristianos la entrega de Almería y Vera, su conversión a la fe católica a cambio de aumentar su patrimonio y emparentar con la nobleza castellana.

De ese modo, solicitaba una villa en Gandía, el título de duque, la tierra y partido de Alboloduy (incluye Pechina y sus alquerías), Enix y Fénix, 30 haciendas a su elección en el Reino de Granada, conservar su herencia en Taha de Marchena, Lúchar y Dalías, así como un matrimonio ventajoso para sus hijos con la familia de Juan de Benavides.

El 1 de junio de 2012, en la plaza de la calle del Agua (junto a los Baños
Árabes de Baza), se agregó la imagen de Cid Hiaya a la "Ruta de las Estatuas"

Entre los años 1488 y 1489, la zona oriental seguía fiel a Mohammed XIII El Zagal y las ciudades de Guadix, Baza, Los Vélez, Vera y Mojácar seguían controladas por Cid Hiaya, aunque visto como un traidor de la causa islámica, un colaborador de los reyes cristianos, un sutil negociador en la entrega de ciertas plazas, etc. Él tenía la intención de sacar la máxima rentabilidad de aquella situación insostenible. Se le reconoció el patrimonio agrícola de la Taha de Marchena, Lúchar, Alboloduy, río de Pechina, río de Almanzora, y otras alquerías almerienses, que en total suponían 550000 maravedíes de renta, sin olvidar las heredades que le pertenecían en las tierras de Dalías. También se le otorgaron títulos a él y sus hijos.

En 1488, ansía materializar el pacto realizado con los Reyes Católicos en diciembre de 1485 por lo que prepara, junto a alcaldes y alfaquíes cercanos a él, un complot contra el Zagal y a partir del verano de ese año fueron entregándose las ciudades de los Vélez, Las Cuevas, Vera y hasta más de 50 poblaciones en menos de un mes sin ofrecer resistencia.

Sólo faltaba Almería para consumar el pacto de Cid Hiaya con los cristianos pero cuando Fernando de Aragón, a mediados de junio de 1488, se acercaba para tomar posesión de la ciudad con sus ejércitos el Zagal, descubrió el pacto y se adelantó con 1000 jinetes escogidos y 15000 peones para reforzar la defensa de Almería, encarceló a su cuñado Cid Hiaya. Como consecuencia, el rey Fernando rompe lo acordado Cid Hiaya. 

Un año y medio más tarde, Cid Hiaya se convierte en el máximo organizador de la resistencia del cerco de Baza con una guarnición de 300 hombres a caballo y 8.000 hombres de a pie aunque vuelve a llegar a un acuerdo con el rey aragonés para entregar Baza, poniendo sus efectivos a disposición de los castellanos y se ofrece como el mediador entre don Fernando y el el Zagal con el objetivo de acelerar el proceso de entrega de Almería y Guadix.

Las tropas castellanas entraron en Baza el 4 de diciembre de 1489 estipulándose las condiciones de las Capitulaciones de la ciudad, así como la entrega de Purchena. Almería se entregó el 22 de diciembre y Guadix el 30 del mismo mes.

El 25 de diciembre de 1489 Cid Hiaya recibió el bautismo en la tienda de los Reyes Católicos en el campamento instalado en Alhadra, cambiando su nombre por el de Pedro de Granada, actuando como padrinos los propios monarcas. Además se acogieron al bautismo su mujer Ceti Meriem que pasó a llamarse María Venegas, su hijo Alí Omar ben Nazar, pasó a llamarse Alonso de Granada, y sus hijas que pasaron a llamarse Isabel y Brianda. Más tarde lo hicieron muchos de sus colaboradores Se le reconoció los bienes y haciendas tratados con don Gutierre de Cárdenas:

"Es nombrado caudillo, y se hará extensivo a su hijo Alí Omar ben Nazar o Pedro de Granada Venegas, y los sobrinos de Cid Yahya. Todos ellos recibirían el trato que merecían los grandes caballeros, recibirían de “acostamiento” en la casa real, se le defenderían de las posesiones donadas frente a sus enemigos y se acuerda mantener en secreto el bautismo, para que no lo sepan los moros de Guadix antes de la entrega. Se le reconocen una serie de heredades de viñedo, fortalezas y alquerías enteras que habían sido propiedad de él recibidas por herencia de su padre. Los familiares más directos como su hijo, sobrinos, descendientes y criados, quedarían exentos, al igual que el caudillo, del pago de alcabalas, pechos y otros derechos que se cobraban. Podría tener una guardia personal de 20 personas, al igual que su hijo, además ambos gozarían de derecho de aposento por parte de los reyes. En cuanto a lo económico, se acuerda que si consigue que el Zagal le ceda la mitad de las salinas, valorado en 400000 maravedíes y los reyes le conceden 150000 maravedíes en las tierras de Dalías y en las salinas de Marchena de las rentas pertenecientes a la corona, si faltara algún dinero lo cobraría de la Taha de Alboloduy, y por conseguir la entrega de Guadix se le darían 10000 maravedíes y regalos en telas como 18 varas de zeytuni verde y 15 varas de grana morada."

Ahora Cid Hiaya, como don Pedro de Granada tomaría partido en los hechos más importantes hasta la caída de Granada; se sabe que Pedro de Granada, estuvo al mando de las tropas cristianas en la conquista de Adra.

Al ser conquistada Granada, se trasladó a vivir a esta ciudad, aunque era considerado un traidor y en las Capitulaciones de la ciudad no se le permitía tener ningún cargo político. Sin embargo en 1500 se le concedió el cargo de Alguacil Mayor de Granada, lo que le sitúa en uno de los cargos más importantes del Ayuntamiento de Granada. Se le concedió privilegio de hidalgo, adquirió la Caballería de Santiago, el señorío de Campotéjar, la mitad de las salinas de Malahá y el reconocimiento de otras heredades.

Tras no recibir todo lo prometido por sus católicas majestades, don Pedro de Granada se retira de la vida social y se traslada a Laujar de Andarax donde moriría el 6 de febrero de 1506.

Su hijo don Alonso ordenaría el traslado del cadáver a Granada donde se elevó
un túmulo en el antiguamente llamado pilar de los almizqueros y después se
llamó del Toro, el cual aparece en esta fotografía aunque no en su lugar original

miércoles, 22 de febrero de 2017

Aljibe de la Mezquita Mayor de Granada


La boca del aljibe de la Mezquita Mayor de
Granada se encuentra en el solar donde
se encontraba el templo islámico, actualmente
bajo la placeta que forma la calle Oficios
delante de la Capilla Real

El aljibe de la Mezquita Mayor o Mezquita Aljama de Granada fue construido en el siglo XI con una capacidad de 156 metros cúbicos contando con varias naves cubiertas con bóvedas de aristas. En el tramo norte, en lugar de haber una bóveda de aristas, se conservan los restos de lo que parecen ser el inicio de unas trompas. El aljibe mide 8,45 metros por 6,45 metros y está dividido en tres naves por seis pilares de ladrillo que sostienen las bóvedas de arista, las semiesquifadas y las bóvedas prolongaciones de cañón desde las aristas.

La boca del pozo, cerca de la iglesia del Sagrario
oculta el que fuera el aljibe más grande de la medina
Como era habitual, el pabellón de abluciones se encontraba ubicado en el exterior de la mequita y según describió Jerónimo Münzer -viajero alemán en Granada a comienzos del siglo XVI- contaba con un patio central en el que había una larga pila de mármol para el lavado ritual antes de entrar en la mezquita. Alrededor del patio estaban las letrinas con una abertura rectangular en el suelo y agua corriente bajo las mismas que iba a parar al alcantarillado, así como unas pilillas para orinar.

Planta y sección del aljibe a la mezquita mayor,
así como el pabellón octogonal nazarí sobre el
aljibe que cubría la fuente (según M. López Bueno
y P. Salmarón)

El aljibe subterráneo es lo único que se conserva de esta mezquita y se encuentra situado bajo la Lonja y la plaza ante la misma y limítrofe con la Capilla Real. En 1990, durante unas tareas arqueológicas, se descubrió la planta de un pabellón octogonal al exterior de la mezquita que cubría el brocal del pozo del aljibe y que era de construcción nazarí, con pilares angulares y entre estos unos posibles arcos de yesería de época de Mohammed V, a juzgar por los restos decorativos. Se ha señalado la parte de su planta dentro de la Lonja gótica mediante losas grises en el pavimento.

jueves, 9 de febrero de 2017

Café iruña

El café Iruña es un rincón granadino en Bilbao famoso por sus pinchos morunos
Bilbao es una ciudad con mucha personalidad y algunos de sus mejores cafés así lo atestiguan. El café Iruña esta cargado de historia en todos los sentidos con una decoración alhambreña muy particular. Fue inaugurado por Severn Unzue Donamaria el 7 de julio de 1903 en el corazón de Bilbao, festividad de San Fermín.
Pintura mural de la Alhambra con una visión de 1907 destacando
el tejado puntiagudo de la torre de Comarex
 Fue declarado "monumento singular" el 26 de agosto de 1989 por sus peculiares características arquitectónicas y su continuada labor de asociación socio-cultural.

Decoración de inspiración mudéjar del café Iruña de Bilbao

Llama la atención la original distribución de sus 300 metros cuadrados

Destacan la calidad de sus azulejos

Esta lámpara me recuerda a la lámpara de la mezquita aljama de Granada

Mesas y sillas del café de Iruña

Los techos están policromados

Detalles decorativos del techo del café Iruña

Vista de la Torre de Comarex de La Alhambra

El café Iruña aún mantiene parte de su mobiliario original