¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

domingo, 19 de abril de 2015

Granada, ¿emirato, califato o sultanato?

Desde que se configurara con la firma del Tratado de Jaén entre Mohammed I y Fernando III de Castilla en 1246, el Reino Nazarí de Granada recibió diferentes denominaciones en los textos árabes medievales conservados. 

La más frecuente es la de "Reino" o mamlaka, (del verbo árabe malaka, poseer), haciendo referencia tanto a la institución política como al espacio territorial. Este es el término que utilizo en este blog ya que lo considero el más apropiado a mí parecer.

Sin embargo, también fue llamado "Emirato" o Imāra, refiriéndose al territorio controlado por un emir o "comandante militar" o a un gobernador o príncipe que ostenta el poder concedido por un califa sobre una provincia o un “príncipe”. Hay que tener en cuenta que cuando el Reino de Granada nace, ya existía un califato -el Abbasí en Bagdag-, y es que el Islam tan sólo reconoce la existencia de una institución califal, por lo que la dinastía nazarí no pudo crear un califato, pero sí un emirato, en calidad de soberanos menores de un territorio independiente. Desde el comienzo como dinastía reinante, los Nazaríes solicitaron al califa abbasí el reconocimiento de su autoridad para lograr su legitimación política. 

Una última denominación que recibiría fue la de "Sultanato" o territorio regido por un sultán o sulṭa sobre un territorio ganado por las armas y que no ha sido heredado de ningún antepasado.

Estas tres denominaciones explican que la figura del soberano nazarí sea referida en las fuentes árabes como rey o malik, emir o amīr y sultán, indistintamente; y que nunca fuese mencionada como califa pues, aunque en el momento de máximo esplendor (siglo XIV), hubo algún atisbo de aplicar la denominación de Califato al Reino de Granada, pero sin llegar a ser más que un alarde de poder ya que nunca fue reconocido como tal internacionalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario