¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

sábado, 12 de abril de 2014

Pieza del mes en el Museo de la Alhambra: Mesa de taracea

Aunque no se trate de un elemento originariamente nazarí, en realidad, la pieza de este mes del Museo de la Alhambra sirve para conocer una técnica que fue muy utilizada en el reino de Granada: la taracea. La taracea es una técnica de incrustación entre unas piezas y otras hasta alcanzar un efecto de contraste dependiendo del color y la característica del material empleado. La etimología de la palabra es árabe tarsi que significa "insertar".

Ejemplo de un trabajo actual de taracea granadina sin finalizar

Es conveniente matizar que la taracea es diferente de la marquetería, puesto que la marquetería es posterior en el espacio y en el tiempo, desarrollándose en Amberes y otras ciudades flamencas a partir del siglo XVI. 

Las técnicas empleadas en la taracea pueden ser divididas en tres:
  1. Embutidos sobre macizo: es una técnica de incrustación donde se embute pieza a pieza, sin utilizar cola, manteniéndose la unión por el ajuste perfecto de cada pieza en su hueco, utilizando a lo sumo tinte o serrín para fijarlas. Para alcanzar el diseño se utiliza el estarcido: un dibujo puntilleado en las aristas de las formas geométricas para que una vez aplicados polvos, estos se fijarán en la madera a través de los puntos para marcarlos y posteriormente vaciar el hueco en los que se fija cada pieza a presión. A continuación se finaliza el diseño formando lineas entre las piezas con un buril y sobre estas lineas se coloca hilo de estaño. La deformación lateral de la madera fijará cada pieza en su espacio.
  2. Chapeados: A diferencia del anterior, se utiliza cola animal para fijar cada pieza conformando un puzzle.
  3. Taracea en bloque: a través de lingotes o bloques de múltiples maderas y materiales de hueso, marfil o metal se forman diseños geométricos que serán cortados transversalmente en secciones del mismo grosor para terminar uniendo cada sección con cola animal sobre una tela o piel y colocarlo a continuación sobre la superficie a decorar. Esta técnica es la más utilizada en Granada.
Artesano aplicando la técnica de taracea en bloque sobre una plancha
de madera en su taller de Granada

El mérito de la taracea en bloque se encuentra en el diseño, decidir los materiales a utilizar y, en el caso de la madera, la correcta orientación de las vetas de  los haces que forman los lingotes. La dirección de la veta indica la disposición natural de las fibras que componen la madera, caracterizando la buena calidad del acabado y optimizando la conservación de la pieza por la dilatación y contracción de la madera sea la adecuada. Esto minimizará el deterioro de las piezas por el paso del tiempo y los cambios atmosféricos.

Los materiales utilizados en la elaboración de piezas de taracea son:
  • marfil, del árabe mar-al-fil o hueso de elefante; presenta un veteado similar a la madera, a diferencia del hueso, y puede proceder de elefantes, ballenas, jabalíes etc.
  • hueso, de distinta procedencia animal, tales como bueyes, vacas y camellos
  • concha o carey, procedente del caparazón de tortuga cuyo componente principal es la queratina
  • nácar procedente de la concha de diversos moluscos
  • metales, principalmente hilo de estaño
Los principales factores de deterioro son la humedad, la temperatura, la exposición a la luz, contaminantes atmosféricos y por supuesto, el elemento humano. Todo ello debido a la principal característica de estos materiales, ya que son higroscópicos y anisótropos.

Esta mesa marroquí del siglo XIX ha sido recientemente
restaurada y se expone de forma temporal en el Museo
de la Alhambra

En cuanto a la pieza en cuestión, temporalmente expuesta y recientemente restaurada, ha permitido conocer más sobre la técnica de la taracea. Se trata de una mesa marroquí del siglo XIX adquirida por el Patronato de la Alhambra en 1963. El tablero es hexagonal con una base de nogal sobre la que se diseña una rueda de doce puntas son decoración de nogal e hilos de estaño. Las patas están ensambladas en capa y espiga con clavos y cola animal. Tres de sus lados guardan una decoración de celosía en carrete, mientras que la decoración del resto repite la técnica de taracea empleada en el tablero.

Como todos los meses, esta conferencia se celebra en el Museo de la Alhambra ubicado en el Palacio de Carlos V, cada sábado a las 12 de la mañana, y en este caso dirigido por Gloria Alpazairi López.

No hay comentarios:

Publicar un comentario