¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

martes, 20 de mayo de 2014

Puerta y Torre de las Armas de la Alhambra

Puerta y Torre de las Armas desde el camino de
ronda de la Alcazaba de la Alhambra, donde se
puede ver en el suelo un poyete para descender
del caballo una vez que se cruzaba la puerta

En época nazarí, la llamada Puerta de las Armas o Bab al-Silah (como era conocida desde finales del siglo XV) comunicaba la ciudad de Granada con la ciudad palatina de la Alhambra, siendo a su vez la entrada principal a la Alcazaba, por ese motivo era conocida anteriormente como Bib al-Medina o Puerta de la Ciudad. Fue una de las primeras construcciones que se levantaron en la Alhambra en el primer tercio del siglo XIV, bajo el reinado de Ismail I. Se le atribuye a él la construcción porque durante su reinado, Granada sufrió una expansión demográfica hacia el oeste, extendiéndose más allá de Puerta Real y de la Plaza de Bibarrambla, por lo que era necesario habilitar un nuevo acceso a la Alhambra por el lado noroeste de la Sabica. Esta nueva ruta cruzaba el río Darro desde la calle Elvira, ligeramente desplazada a la izquierda, a través del puente llamado Hammam Jash para ascender por la actual Plaza de los Cuchilleros. En ese momento se hizo necesario proveer a la medina real de la Alhambra con una puerta monumental como majestuosa entrada desde Granada, tras la victoria de la Batalla de la Vega acaecida en 1319, y quizás tras la muerte de su tío Nasr en 1322, además de servir para asentar la legitimidad y el poder de esta nueva rama de la dinastía.

La Torre de las Armas formaliza una formidable estructura defensiva junto
con el complejo circuito de murallas haciendo aún más difícil el asalto

El exterior de la Puerta estaba decorada con azulejos de vivos colores blancos, verdes y azules que brillarían con el reflejo de la luz del sol, a la vez que estaba encalada toda la torre con estuco pintado con línea oscuras que simulaban sillares, provocando una imagen impresionante. Si la Puerta era inesperadamente atacada y la guarnición resultaba insuficiente, se dejaba caer el rastrillo con el que estaba provista y cuyo mecanismo se controlaba desde el piso superior inmediato a la puerta, al que se ascendía por el adarve de la misma Alcazaba. Sin embargo, las puertas de estas grandes entradas solían mantenerse abiertas, mientras que otros accesos desde la Alhambra al campo se mantenían cerrados.

Exterior de la Puerta de las Armas de la Alhambra que
comunicaba con la medina de Granada y cuyo
acceso se encuentra restringido...lo he intentado :)

Vista exterior de la Puerta de las Armas desde el Albaicín

Desde su azotea, que se comunica con el resto de la Alcazaba de la Alhambra, puede verse el enlace con la ciudad baja a través de la orilla izquierda del río Darro al oeste, y al este la entrada a la ciudad palatina por la calle del antemuro. Además se divisa un amplio territorio en el horizonte la muralla septentrional de Granada, el Albaicín alto, el Sacromonte y el cerro de San Miguel.

Interior de la puerta; desgraciadamente el acceso a la parte
exterior de la Puerta de las Armas es muy complicado

Plano en dos niveles de la Puerta las Armas

La fachada de cara a la ciudad estaba decorada con cerámica de color verde, negra y blanca, de los que se conserva algunos restos. Se trata de una puerta en doble recodo, optimizando su función defensiva, únicamente comparable con la Puerta de la Justicia, otro de los pocos accesos con los que contaba la ciudad palatina desde el exterior, ayudando a un mayor control. Tras la entrada, el ancho pasillo se tuerce en un primer recodo hacia la derecha para encarar una estancia más amplia que serviría para albergar seguramente un cuerpo de guardia, con lo que pocos defensores podían detener a muchos atacantes por un pasaje tan acodado. Aquí el camino se bifurca:


Bifurcación interior de la Puerta de las Armas
  • a la izquierda en dirección a la ciudad palatina, no sin antes recorrer una distancia de noventa metros, a pie o a caballo, con el costado derecho desguarnecido, expuesto a los ballesteros situados en la muralla interior o en la cercana Torre del Homenaje, puesto que el escudo se llevaba en el lado izquierdo. Aumentando la seguridad, la torre que alberga la Puerta de las Armas y que recibe el mismo nombre, se encuentra adosada al recinto interior de la Alcazaba a modo de torre albarrana, permitiendo hostigar al enemigo si intentaba acercarse o rebasar la muralla. Continuando el camino hacia la ciudad palatina, había que pasar un nuevo control en lo que hoy es la Torre del Cubo (de época posterior al período nazarí), que alberga la Puerta de la Tahona, para acceder al mercadillo o zoco, cuyos restos aún pueden verse.
Acceso a la Alcazaba de la Puerta de las Armas
  • a la  derecha para entrar en la Alcazaba, pudiendo dejar su cabalgadura en las caballerizas (akhur) contiguas a la Puerta de las Armas y tras un camino estrecho, con tramos escalonados y acodados bajo la vigilancia de la Torre de la Vela o también llamada Torre del Sol, donde los vigilantes que la guarnecían podían con facilidad detener a todo un ejército con sólo arrojar piedras sobre el angosto pasillo. Todo un sistema perfeccionado de contraataque. 

Sección de la Puerta de las Armas vista desde
el lado oeste, y plano de las caballerizas o akhur
tras la construcción de la Torre de las Armas, que
redujo su tamaño en planta al norte, así como el
espacio destinado para alojar al personal militar.

Plano de las caballerizas en el siglo XIII y sección de
la Torre y Puerta de las Armas
El edificio de las caballerizas o akhur de planta trapezoidal se encuentra situado en el noroeste de la barbacana, sin embargo su planta fue simetrica en el siglo XIII, con una alargada nave central inclinada de este a oeste para permitir el drenaje y la limpieza de los desperdicios arrojando cubos de agua. Contiene diez compartimentos a cada lado, separados por pilares rectangulares unidos por arcos. El muro oeste de las caballerizas está unido a la Torre de los Hidalgos, construida por moriscos en el siglo XVI. Se ha sugerido que el tejado en terraza (asfaltado entre la década de 1960 y 1970 para impermeabilizarlo) podría estar fabricado en madera y serviría cara almacenar heno, alfalfa y otros tipos de forraje para los caballos y animales de carga, aunque esta teoría es prácticamente imposible ya que cualquier atacante podría prenderle fuego fácilmente con flechas incendiarias, debilitando las defensas. Otra idea es que la terraza podría haber sido utilizada para reagrupar tropas cerca de la Puerta de las Armas antes o después de un combate o de una refriega, así como para su descanso o para entrenarse.
El acceso a la Alcazaba estaba pensado
para que fuese difícil y proteger la ciudad
palatina de la Alhambra

El interior de la puerta sólo se puede visitar en ocasiones especiales. Recuerda mucho a la Puerta de la Justicia, aunque con dos cúpulas gallonadas y otras esquifada y vaída, pintadas imitando al ladrillo, similar a las puertas almohades del Magreb. 

Interior de la Puerta de las Armas de la Alhambra; se puede ver
la bóveda con ladrillos pintados, una tendencia que se repite en
otros lugares del recinto monumental
En esta sección vista desde el lado este deja de manifiesto
las bóvedas esquifada, vaida y gallonadas

Bóveda vaida con ladrillos pintados, similar a las marroquías

Interior de la Puerta de las Armas cuyo acceso es limitado

Decoración del interior de la Puerta de las Armas

No hay comentarios:

Publicar un comentario