¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Alhama de Granada

La iglesia de la Encarnación, construida en 1505 sobre la
mezquita mayor, siendo conocida como la primera iglesia
consagrada en el antiguo reino nazarí de Granada
Las casas de Alhama cuelgan sobre un imponente barranco, pero por lo que más se le conoce es por sus aguas termales, de ahí su nombre árabe al-hammam o baño. Era un lugar visitado habitualmente por la nobleza hispanomusulmana nazarí.

Vista del municipio granadino de Alhama desde el tajo del río
Los famosos baños se encuentran fuera del núcleo urbano, siguiendo la carretera local 340 hacia el norte, pasando un par de kilómetros de desfiladeros horadados en la piedra por el curso del río Alhama. En un pequeño remanso arbolado los musulmanes, y ya antes los romanos, edificaron sus termas desde el siglo XI y XII.

En un golpe de audacia, los Reyes Católicos la arrebataron a los musulmanes en 1482 -diez años antes del final del Reino nazarí de Granada-. Según cuentan los cronistas de la época "murieron 800 moros y fueron presos 3.000, que dejaron un rico botín de oro y plata e aljófar, e sedas e alhajas e caballos e acémilas, e infinito trigo y cebada". Alhama contaba con una fortaleza en el interior del reino a 900 metros de altura sobre el nivel del mar. De aquella época es la torre vigía de Torresolana y el Pósito situado en la actual plaza de Los presos, que fue una sinagoga en el siglo XIII. Además existe una zona del pueblo conocido como "barrio árabe", de apretadas calles.

La antigua sinagoga del siglo XIII se convirtió en pósito de cereales
Tras la toma de la villa gaditana de Zahara por los nazaríes el 27 de diciembre de 1481, Alhama fue la plaza elegida para dar respuesta al ataque y finalizar con la reconquista del territorio peninsula. La villa de Marchena en Sevilla fue escogida para concentrar un ejército cristiano formado por 2500 jinetes y un número de peones oscilando entre 3000 y 8000 dependiendo de la fuente. Al mando de dicho ejército estaba Rodrigo Ponce de León y Núñez, marques de Cádiz.

El éxito del plan dependía de la sorpresa, por lo que el avance de esta gran hueste desde Marchena fue en grupos, siguiendo la misma ruta por la que transcurre la actual carretera A-92, logrando presentarse frente a los muros de Alhama el 27 de febrero de 1482.

El actual castillo de Alhama es una construcción del siglo XX
construido sobre los restos de la alcazaba nazarí

Los asaltantes se aproximaron por sorpresa por el lugar menos guardado de la alcazaba, escalando los muros y reduciendo a los centinelas. El alcaide nazarí se encontraba fuera de la ciudad, asistiendo a una boda en Vélez Málaga, por lo que los castellanos sólo encontraron a las mujeres del señor de la villa. Una vez vencida la villa se abrieron las puertas de la fortaleza que daban al campo permitiendo que entrase la hueste cristiana.

Sin embargo, la alarma corrió por la ciudad y los defensores. La fortaleza había caído pero la plaza resistía. Los hispanomusulmanes nazaríes viendo perdido el castillo, buscaron hacerse fuertes en las torres de la muralla, asegurando el resto de puertas y montando numerosas barricadas en las calles que comunicaban el centro de la ciudad, apostándose en ellas ballesteros y espingarderos nazaríes, esperando refuerzos desde la cercana capital nazarí de Granada. 

Surgieron entre los asaltantes cristianos voces que sugerían quemar la fortaleza y abandonar la ciudad antes de verse cercados por las fuerzas nazaríes.pero el marques de Cádiz no estaba dispuesto a renunciar su conquista. Se planeo un nuevo ataque que supondría derruir los muros de la fortaleza que daban a la ciudad para salir masivamente contra las barricadas distrayendo a parte de las fuerzas enemigas. El ataque fue arrollador y la defensa musulmana decidida, prolongándose el combate desde la mañana a la noche. 

Finalmente los nazaríes cedieron, refugiándose en la mezquita mayor anexa a la muralla, desde donde contuvieron al ataque. Entonces los cristianos construyeron defensas con mantas y maderas para proteger a los peones que se acercaron a las puertas de la mezquita para darles fuego mientras resistían una lluvia de flechas y disparos de espingardas. Los defensores nazaríes que ofrecieron resistencia fueron muertos y el resto capturados.

En las mazmorras, como esta conservada en el tajo, fueron
encontrados cristianos cautivos que fueron liberados
La ciudad había cambiado de dueño justo cuando los vigías castellanos apostados en las torres daban la alarma: un millar  de jinetes granadinos se aproximaban. Era tarde y no eran suficientes para asaltar o asediar la ciudad. Desorganizadamente, los guerreros nazaríes, movidos por la rabia que sentían por la pérdida de Alhama y la osadía del enemigo de violar impunemente sus fronteras, se aproximaban en grupos con escalas por donde mejor les parecía e intentaban coronar infructuosamente sus muros.

Tras los intentos fallidos de asalto, los musulmanes pensaron vencer a los defensores cristianos por sed cortando los suministros de agua impidiendo el acceso al río, por lo que los combates se desplazaron a las orillas del río Alhama.

En marzo, mensajeros castellanos eludieron el cerco para llegar a avisar a Isabel y Fernando que se encontraban en Medina del Campo, Valladolid. Inmediatamente el rey organizó su partida para socorrer a los de Alhama. Pero las fuerzas cristianas reunidas eran insuficientes para asegurar su victoria en campo abierto. El rey nazarí levantó el cerco el 29 de marzo cuando una hueste de socorro al mando del duque de Medina Sidonia y del conde de Cabra (tornando sus diferencias en amistad) penetró en territorio granadino, espantando a los musulmanes. La plaza quedó en manos cristianas pero aislada y no libre de peligro.

La fuente conocida como Caño Wamba fue construida en 1533
como representación plástica del poder cristiano, con el yugo de
Isabel y las flechas de Fernando como heráldica real y con el
escudo de su nieto, Carlos I de Habsburgo,  en el centro

2 comentarios: