¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

jueves, 30 de julio de 2015

Acequia de Aynadamar

El manantial llamado Fuente Grande, nace en la ladera occidental
de una montaña cárstica en la sierra de Alfaguara. A 10
kilómetros de Granada, se encuentra al NE de Víznar y al NO
de Alfacar, formando el vértice del ángulo que de
los dos pueblos traza la fuente.

Las acequias, del árabe as-saqiya, fueron utilizadas para transportar el agua de los manantiales hasta otros puntos a lo largo del terreno, aprovechando el desnivel del terreno para conducir el agua de un punto elevado hasta otro de menor altitud.

La acequia de Aynadamar nace en la Fuente Grande de Alfacar y su nombre procede del árabe ayn al-dama´a que se traduce por "ojo o fuente de las lagrimas". Fue mandada construir al visir Abu Mu Ammal  por el rey zirí Abd-Allah.

Desde entonces, este cauce de agua artificial ha jugado un papel esencial en la historia de la ciudad de Granada. A lo largo de más de los 14 kilómetros de recorrido conectando Fuente Grande con el Albaicín de noroeste a suroeste, a través del piedemonte oriental de la depresión granadina, canalizando, el agua descendía desde los 1.100 metros de altura hasta la zona alta del Albaicín que se encuentra a800 metros y a partir de ahí se ramificaba en una red de abastecimiento urbano que descendía hasta los 700 metros.


Esta acequia regaba Viznar, El Fargue, Jun, Pulianas, Maracena, Peligros, pagos de Cújar u Oznar, Dialfate, Cartuja Vieja, el Manflor, Aynadamar, Zarfa, Fajalauza, Almanjáyar Alta y Baja, Mora y Beiro, hasta entrar en los barrios del Albaicín y la Alcazaba Qadima, el monasterio de Santa Isabel la Real, en la casa del Marqués de Zenete (o Casa de la Tiña).

Sobre la acequia de Aynadamar cruzan unos puentes del
siglo XI destinados a evitar que piedras o sedimentos que
se desprendan de la ladera anexa bloqueen el paso del agua
A diferencia de otras acequias situadas en el entorno de Granada, la de Aynadamar tenía como principal misión abastecer de agua a la medina, configurándose como un elemento vital para el poblamiento de la Alcazaba y de los arrabales que surgirían a lo largo de los últimos años de la dinastía nazarí.
Red de la acequia Aynadamar identificando los aljibes

Este mapa muestra el camino que recorría la red de la acequia Aynadamar


Durante la noche, el agua de la acequia de Aynadamar era destinada a llenar los aljibes de los barrios del Albaicín y de la Alcazaba, así como las mañanas de los viernes, ya que los hispanomusulmanes estaban en la oración principal y no estaban dedicados a labores agrícolas. Normalmente, estos aljibes se encontraban junto a las mezquitas, constituyendo junto al barrio una unidad espacial y social en la medina.

Restos arqueológicos del cauchil del Aljibe del Rey que regulaba
la entrada de agua al Aljibe del Rey en la Alcazaba Qadima

Los turnos de riego comenzaban en verano, siendo el día de San Juan el elegido que se celebra en el solsticio de verano, siendo fiesta pagana, cristiana y musulmana. Estos turnos (alba, salida del sol, mediodía, primera hora de la tarde y anochecer) seguían el ritmo de las oraciones islámicas: fayr o subh, zuhr, al-asar y al-isa.

Actualmente, la Acequia de Aynadamar sigue conduciendo el agua de Fuente Grande pero, sólo hasta El Fargue, ya que de ahí en adelante la conducción se ha perdido.

Actualmente se puede ver en uso el tramo que va desde Alfacar a Viznar
desde el margen derecho de la carretera que une ambos pueblos, gracias
a que en 1994 se llevaron a cabo obras de limpieza y reconstrucción

No hay comentarios:

Publicar un comentario