¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

martes, 16 de abril de 2013

Loza Dorada Nazarí

Esta bandeja es un ejemplo de cerámica azul y dorada nazarí.
Se conserva en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid.
Proveniente de la tradición oriental, la cerámica azul y dorada tuvo un gran arraigo en la etepa nazarí durante los siglos XIV y XV. Se cree que fue introducida por alfareros persas que emigraron huyendo del dominio mongol que había arrasado la región de Iraq desde el año 1260. 

La loza dorada o de reflejo metálico constituye un punto álgido de la perfección técnica de la cerámica medieval hispana. Los grandes focos productivos en el reino nazarí se encontraban en Granada (Garnata) y Málaga (Malaka) y tuvo tanto éxito que era exportada a todo el mundo, árabe y cristiano (la cerámica dorada  mudéjar del siglo XV de Manises es heredera de esta tradición), a través de los bulliciosos puertos de Málaga y Almería (al-Mariya), convirtiéndose en la vajilla de lujo de esta época.


La técnica para su fabricación es de gran dificultad, pues para llegar a la obtención del reflejo dorado, la pieza debe ser sometida a una cochura múltiple y diversos procesos. Una vez torneada y seca la pieza se cuece por primera vez. La cerámica azul y dorada se realiza con engobe, óxido de cobalto y óxido de plomo, que dan el fondo blanco al transformarse con la cocción, el dibujo azul y una capa vidriada que lo recubre todo. En una segunda cocción se aplica el dorado con vinagre de sulfuros de plata y cobre pero al fijarse sobre el vidriado de la primera cocción se degrada; por este motivo, el fondo de ataurique o motivo vegetal se pierde en gran parte con el tiempo. Para esta cocción final se emplea leña de plantas aromáticas, como el romero, que produce mucho más humo por lo que las piezas salían ennegrecida, lográndose el dorado por frotación con esparto u otro material similar.

Escudilla de Manises del siglo XVI, similar a la loza dorada
nazarí expuesta en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid

Una obras estaban decoradas exclusivamente en color dorado, mientras otras lo asociaban con el azul de cobalto y el manganeso, que les prestaba mayor variedad cromática. La tipología es variada, desde ataifores a jarras, pasando por escudillas, tarros, copas, tazas, tapaderas y demás piezas cerámicas, pero sobre todo destacan los llamados "Jarrones de la Alhambra", que en futuros posts analizaré en profundidad.

2 comentarios:

  1. Habiendo trabajado mucho los reflejos metálicos, con resultados espectaculares (dorados, plata y otros reflejos fuertes) que no tienen que ver mucho con los reflejos tan suaves de las piezas antiguas "loza dorada" me ha interesado este tema y me he alegrado mucho de haber encontrado en el museo de cerámica de Safi (Marruecos) unas piezas con esmalte de reflejo y con un plata conseguido auténtico. Parece que no hay publicación, pero puedo aportar unas fotos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marlis! Muy interesante lo que comentas. La verdad es que es una tradición muy extendida en el Mediterráneo.

    ResponderEliminar