¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

domingo, 17 de agosto de 2014

Baño de la calle del Agua

El mayor baño nazarí conservado en Granada, con entrada
en la casa número 1 de la calle del Agua,  pasa desapercibido
 entre diferentes viviendas, cerca de Plaza Larga.

Ubicado en el Albaicín de Granada o rabad al-Bayyazin, en la calle del Agua, es el mayor baño que se conserva de la Granada nazarí, mayor inclusive que el baño del palacio de Comares de la Alhambra, aunque peor conservado. Su construcción data del siglo XIII, al comienzo de la etapa nazarí. El baño se surtía por una acequia llamada Aynadamar o saqayat al-'Ayn al-Dama o fuente de las Lagrimas, cuyo principal ramal bajaba por la calle del Agua.

En el siglo XVI fue parcialmente demolido para que la ganancia por los materiales recuperados pagasen la ropa castellana que deberían vestir las moriscas sin recursos. Si bien ha llegado hasta nuestros días, es por sus fuertes muros y bien arriostrados para sostener las bóvedas, salvándolo de la ruina.

Contaba con una sala para desvestirse que desapareció hace tiempo, una sala de agua fría, alargada y con alcobas laterales -dividida en dos actualmente- que da paso a la sala templada a través de un arco escarzano. Esta sala, de grandes dimensiones con solería de losas de barro, 13 por 7 metros, cuenta con alcobas laterales abiertas por tres arcos de herradura ligeramente apuntados sostenidos por columnas y cubiertas por bóvedas de medio cañón con lucernas octogonales y estrelladas, mientras que la zona central de la sala estaba cubierta por una bóveda esquifada.

Dibujo de la planta del Baño del Albaicín por B. Pavón Maldonado

A continuación se pasaba a una sala caliente, cuyo suelo esta agujereado y muestra los pilares de ladrillo que la sostienen. Es alargada y con alcobas laterales como en la sala fría. Cuenta con una pila de inmersión y con una segunda como testimonia las huellas. En el centro se abre una puerta que da acceso al horno y parte de la calle de los leñadores.

Para su construcción se utilizaron capiteles traídos desde Córdoba (como en el Bañuelo) por los ziríes tras la ruptura del califato. Un par de capiteles procedente de estos baños se conservan en el Museo de La Alhambra. Esperemos que algún día se reconozca la importancia de este espacio y pueda ser abierto al público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario