¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Celebraciones nazaríes



Las dos fiestas más importantes del calendario musulmán que se celebraban en Granada eran el día de la ruptura del ayuno del mes de ramadán o yawn ayd al fitr, el primer día del mes de sawwal y el décimo día del mes de dulcada, en el que se celebraba la fiesta del cordero o aid al adha. 

El pueblo hispanomusulman, haciendo uso de su buen talante, no sólo celebraba sus fiestas religiosas, sino que también compartía las fiestas de los otros, resultado del largo tiempo de cercana vecindad cultural; no era raro que si no coincidía con el mes de Ramadán, celebrasen la de los alaceres o alarces, Fiesta de la Pascua de la Vendimia durante el mes de septiembre, o la del Año Nuevo Cristiano, es decir, el Yannayr, que duraba hasta tres días, en la que se regalaba ropa y unos pasteles en forma de ciudades, o como la de San Juan, llamada por los musulmanes como el Mahrayan, donde se encienden hogueras que se cruzan con los pies desnudos o las familias destacadas celebraban cenas especiales.

Con el tiempo, quizá rivalizando con la fiesta de navidad cristiana, se sumó una tercera festividad, el Mawlid al-Nabawi o nacimiento del Profeta, fijada el duodécimo día del mes de rabí, pero se celebraba en la intimidad familiar ya que no era compartida por todos los musulmanes.

Impresionaría ver como el pueblo se vestía con sus mejores galas y se congregaba en la xarea del Albaicín, al norte de la Alcazaba Cadima, donde existía un muro en el que se había colocado un mihrab para indicar la dirección de la Meca y un minarete desde donde el almuedano (mu'adhdhin o muezzin) llamaba a la oración conocido como jima xarea. En este lugar, antes de la salida del sol oraban juntos en un acto conocido como la salat además de las istisqa, rogativas para pedir la lluvia en épocas de sequía, pues se consideraba un castigo divino por los pecados humanos.

Había dos fiestas no religiosas esperadas por los granadinos: la de la primavera y la de la vendimia (en septiembre). Celebraban banquetes, regalaban figurillas de animales a los niños y la gente salía disfrazada a bailar y cantar en la calle.

Los nacimientos eran acontecimientos importantes que se celebraban con una fiesta de circuncisión del recién nacido, cuyo nombre no se ponía hasta el séptimo día de nacer y por costumbre se le daba al primer varón, el nombre del abuelo paterno. En la ceremonia de la aqiqah se imponía el nombre al bebe al séptimo día de su nacimiento, sacrificar dos cabras si se trataba de un varón y afeitar su pelo en señas de pureza.

Al llegar la primavera, los granadinos celebraba también el Nayruz o Nawruz, una fiesta muy especial en la que se realizaban pequeños juguetes con formas de animales, contraviniendo las indicaciones religiosas como las que fueron halladas en unas excavaciones en la Alhambra, figuras de terracota o loza vidriada en forma de caballos o cuadrúpedos de cabeza pequeña y cuello alargado que recuerdan a jirafas y que pueden verse expuestas en el museo de la Alhambra. Esta celebración, de origen persa, debía celebrarse el primer día del año solar persa, pero tendía a coincidir con el primer día del año o mejor con la Epifanía, con la costumbre de hacer regalos y también figuritas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario