Mocárabes

Ejemplo de un detalle de mocárabes granadinos
Los alarifes musulmanes granadinos utilizaron con profusión los mocárabes para resolver visualmente el paso de esquina a cúpula, algo que la arquitectura europea resolvía con la pechina o triángulo esférico.

Los mocárabes o muqarnas se forman por un conjunto de secciones prismáticas de escayola que permiten infinitas formas. Por ejemplo la cúpula de mocárabes de la Sala de Dos Hermanas se compone de 5.416 piezas como ya estudiara Owen Jones en 1842.

Los techos de la Sala de los Reyes muestran las inagotables formas que permite el mocárabe. Cuando el mocárabe se combina con el efecto de la luz, un mismo elemento parace que cambia su forma, aumentando la sensación incorpórea y ligera.

Detalle de la decoración pictórica de este mocárabe nazarí del
Patio de la Alberca conservado en el Museo de La Alhambra

Según la tradición islámica, el profeta Mahoma recibió la inspiración de El Corán del Arcángel San Gabriel en la cueva Hira (a unos 30 kms de La Meca) cuando se refugiaba huyendo de sus enemigos; en ese momento una tela de araña cerró milagrosamente la entrada despistando a sus perseguidores. El recuerdo de este hecho para los musulmanes convirtió las estalactitas en un motivo decorativo muy utilizado desde Irán en el siglo X hasta la mezquita-macsura de Ispahan.

En la arquitectura, vista desde la perspectiva islámica, la cúpula semiesférica representa al cielo mientras que el cubo que forman los muros que hay bajo ella corresponden al mundo terrenal.

En la entrada sobre la gorronera de mocárabes del Cuarto Dorado podréis encontrar una explicación más detallada de su elaboración en madera.

Comentarios

Entradas populares