¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

sábado, 6 de julio de 2013

Mobiliario y ajuar nazarí

Escribanía nazarí (siglo XIV-XV) de taracea conservada
en el Museo Arqueológico de Madrid
DesdeDesde el punto de vista contemporáneo, la forma en que los nazaríes amueblaban sus casas nor parece sobrio en extremo: la costumbre de comer en el suelo hacía que no utilizaran mesas ni sillas y un mismo espacio podía emplearse para reuniones, comer, reposar o como dormitorio, por lo que se requería un mobiliario ligero y fácil de transportar como alfombras, esteras, tarimas y cojines, así como candiles y braseros.

Detalle de la cerradura sobre la decoración con taracea
formando estrellas de ocho puntas de colores 
y variados motivos geométricos.

El interior presenta distintos compartimentos.
Las escribanías de taracea se utilizaban para redactar 
correspondencia o documentos oficiales.

El pueblo nazarí era heredero de los pueblos nómadas del desierto y eso se notaba en la decoración de sus casas. Poseían un mobiliario fácil de transportar, pudiendo transformar el mismo habitáculo en dormitorio, cocina o sala de estar. Por ejemplo sobre una tarima de madera o de obra alicatada situaban los lechos, que podían estar compuestos de cuero o algodón rellenos de lana. Otros muebles transportables eran los tabut o baúles que servían para guardar ropa, tanto vestimentas personales como ropa de cama y manteles, de algodón o seda bordados, etc. aunque habría pocos muebles pues muchas actividades se realizarían sobre alfombras y cojines.

Arqueta de madera con decoración de taracea con piezas de
taracea con piezas de hueso, plata y madera (Granada, siglo XV)
Museo Arqueológico Provincial de Granada

Acostumbraban a estar cerca del suelo, sentados como hemos dicho sobre asientos bajos de cuero -los miswara mudawwara o mullidos almohadones que se utilizaban como asientos, directamente colocados sobre alfombras-, cómodos almohadones de brocado, los más pudientes, o alfombras y cojines, de lana, seda o cuero, alrededor de las mesas, que eran también bajas, e igualmente las ventanas se situaban a niveles inferiores en los muros, tapándolas con una rejilla de madera llamadas celosias, para mirar sin ser vistos.

Arqueta nazarí (siglos XIV-XV) de madera, nácar, hueso y cobre
Esta decorada con motivos de lacerías y estrellas de ocho puntas.
Museo Arqueológico Nacional en Madrid

Herederos del espíritu nómada del desierto, las viviendas nazaríes disponían
de espacios multifuncionales, es decir, podían servir para cocinar y comer
durante el día y convertirse en dormitorios por la noche

Para calentar las estancias utilizaban braseros de carbón para calentarse que fácilmente podían colocarse en cualquier parte, además de colgar tapices de lana o seda, o cubrían el suelo con alfombras de vivos colores, mientras que en verano, kilims de seda salvaje refrescaban el ambiente. Utilizaban cortinajes para delimitar los espacios donde transcurría su vida, haciéndolos lugares confortables, jugando con la luz y agradando a la vista. De tela son también los manteles, cobertores y alfamares de las camas, los cabezales y almohadones, a veces de vistosos colores e hilos de oro que adornaban las estancias nazaríes.


Durante el día recogían los colchones que utilizaban en
la noche para dormir  
Normalmente sobre tarimas, un poco elevadas del suelo, disponían
sus colchones y preparaban la ropa de cama para recogerlo al día siguiente

Hallazgos, como la vajilla que apareció tirada en el pozo de una casa andalusí en Murcia, nos recuerdan que los espacios que hoy vemos vacíos en los monumentos de época nazarí, estaban llenos de objetos que facilitaban la vida desarrollada en ellos, por ejemplo en hornacinas situadas en las paredes servirían para alojar grandes jarrones llenos de agua con las que se refrescarían las salas y en los baños, los sirvientes repondrían el agua mediante acetres de bronce.

Cuencos de vidrio de factura muy delicada, estas pequeñas piezas se usarían, posiblemente, como especieros en la vajilla de mesa. Botellas como las conservadas en el Museo de la Alhambra, de una gran variedad, todas ellas de pequeño y mediano tamaño, con una posible función de vajilla de mesa o cosmética. Una de las tipologias que se conserva es una serie de botellitas de cuello largo que aparece representada en el ataifor expuesto. De procedencia oriental, se dispone otro tipo de botella de vidrio verde tallado con decoración geométrica.



También se puede ver su representación en una safa  (sahfa) verde y manganeso
expuesta en el museo, en la que aparecen dos bebedores con copas brindando
y cada una tiene una botella y una cantimplora

Las copas siguen la tradición nazarí como aparecen representadas en cerámica.  Se dividen en tres partes: pie, vástago y depósito.  Entre los fragmentos del Museo de la Alhambra se han conservado sobretodo pies y vástagos de copas. Solamente nos han llegado una copa completa que podría guardar con el vidrio veneciano.

Como hablamos de Façon de Venise nos estamos refiriendo al vidrio realizado a la manera veneciano que tanto éxito tuvo en el siglo XVI en toda Europa. Esta moda en el hacer se centra en los alrededores de la Corte de Madrid y su ámbito más próximo.  Otro centro importante de este tipo de producción será la zona de Cataluña. Sin embargo no se cita Andalucía en el que se fabrican unos vidrios con características más particulares.


Debemos evocar una Alhambra vestida con los mil colores de sus vidrieras, vajillas, cortinas, colgaduras, almohadones, alfombras y tapices, unidos a los juegos de la luz, el color y la música de los sonidos del agua, alcanzando una belleza difícil de imaginar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario