Conservación-restauración de las pinturas murales del interior de la Puerta del Vino

Vista de la Puerta del Vino durante
los trabajos de restauración

La Puerta del Vino es la puerta principal de acceso a la Medina de la Alhambra y encierra el sector residencial y artesano al servicio de la corte dentro del recinto amurallado de la fortaleza.

Al ser puerta interior su acceso es directo, a diferencia de las puertas exteriores que debían estar más protegidas y eran construidas en recodo. No obstante, en su ámbito interior conserva el espacio necesario y los bancos para la guardia que controlaba el paso.

Estructuralmente es uno de los edificios más antiguos de la Alhambra nazarí. Su edificación se atribuye a la época del rey nazarí Mohammed III (1302-1309), aunque la decoración de sus dos fachadas corresponde a diferentes épocas. Concretamente la portada de poniente, labrada en pieda arenisca, debe pertenecer a finales del siglo XIII o principios del siglo XIV, aunque la lápida que figura sobre el dintel del arco menciona al monarca posterior, Mohammed V que gobernó en la segunda mitad del siglo XIV. Esta fachada de poniente era la exterior por lo que sobre la clave del arco aparece la tradicional llave simbólica. La portada interior de levante fue decorada en época del segundo madato de Mohammed V, después de 1367. Destacan en su decoración las delicadas albanegas del arco, realizadas e azulejos de cuerda seca, la composición en yesería que enmarca la ventana de la planta superior y los restos de pintura policromada que se conservan a la derecha del arco.

En su interior, la bóveda central de crucería y las dos bóvedas laterales, arcos y paramentos conservan restos de pintura mural o de enlucidos hasta la altura de las impostas. Dichas pinturas reproducen motivos geométricos de color rojo sobre fondo blanco, similar al tipo de pintura conservada en otras puertas.

El mal estado de conservación de la bóveda interior y del intradós de los arcos de la fachada. Y la presencia de grietas, fisuras, disgregaciones y separaciones del enlucido del muso así como la acumulación de diversos depósitos en su superficie, entre otros factores de alteración, justifican su intervención.

Comentarios

Entradas populares