¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

jueves, 28 de julio de 2016

Arrabal del Albaicín

El arrabal del Albaicín creció de forma espectacular principalmente
por sus límites norte y este, por lo que a mediados del siglo XIV
hubo que construir un recinto amurallado para cercar el nuevo arrabal

El hecho de que la residencia del monarca se trasladase de la
Alcazaba Qadima a la colina de La Alhambra no supuso un
freno a la expansión urbana del Albaicín

En el siglo XIII, al norte de la Alcazaba Antigua, se comenzó a formar el arrabal del Albaicín. Su tipografía y su distancia del centro de la medina le proporcionó una autonomía mayor de la que disfrutaban otros arrabales, llegando a contar con una importante mezquita aljama (actual iglesia del Salvador) y un cercado de murallas construidas bajo la supervisión del visir Ridwan en el segundo tercio del siglo XIV. Dichas murallas comenzaban en la Cuesta del Chapiz, uniéndose con el barrio de Axares, bordeaba el río Darro y ascendía hasta San Miguel Alto y desde allí bajaba hasta la Puerta de Fajalauza, continuando hacia el oeste hasta el Postigo de San Lorenzo (una entrada en recodo a la muralla), detrás del actual Colegio del Ave María en la carretera de Murcia, para descender de nuevo hasta la Acera de San Ildefonso y terminar en la Puerta de Elvira.


La red de sinuosas calles se amplió, de las arterias principales
partían numerosas callejuelas que unían las puertas interiores
de la nueva muralla, dando acceso a las viviendas, muchas
de ellas sin salida constituyendo los característicos adarves

Cobertizos como el de la imagen caracterizaban
la imagen del Albaicín medieval islámico

El arrabal del Albaicín contaba con dos vaguadas naturales (Alacaba, del árabe al-Aqaba o "cuesta" y cuesta del Chapiz) que constituyeron las vías de ascenso hacia la zona llana central donde se ubicaba la ya comentada mezquita aljama y la calle de los Panaderos, que era la principal zona del arrabal.

El rey castellano, Fernando III, contemporaneo de Mohammed I, a diferencia de sus antepasados, que permitían la permanencia de los musulmanes en tierras conquistadas como mudéjares, los expulsaba y repoblaba con cristianos que llegaban con su propio ejército. Así, agarenos de Úbeda, Baeza (la antigua Bayassa islámica), Arjona, Jerez, Cádiz, Medina Sidonia y otras ciudades andaluzas se instalaron haciendo que el arrabal creciese desmesuradamente escalando los cerros de la Xarea y del Aceytuno, convirtiendo el Albaicín en una ciudad dentro de otra, disponiendo de treinta mezquitas y una catorce mil casas que albergaban a unas cuarenta mil personas, distribuidas en los barrios albaicineros de la Albaida, Fajalauza, Almotafar, Axares, Cauracha, Cenete y Hataralcazaba.

Cuando los Reyes Católicos firmaron las Capitulaciones, estipularon que les sería entregada "la ciudad de Granada y el Albaicín", lo que da testimonio de su gran importancia. Cuando el Reino nazarí de Granada capituló en el año 1492, el Albaicín contaba con 30 mezquitas y unos 40.000 habitantes. Para hacernos una idea del ambiente bullicioso de sus estrechas calles tenemos que pensar en medinas actuales como las de Fez o Marrakech.

Calles estrechas, fachadas sin ventanas, casas que miran al
interior del patio o cobertizos como la imagen caracterizaban
el arrabal del Albaicín de la Granada islámica

No hay comentarios:

Publicar un comentario